nav
Martes 21 de Noviembre de 2017

Liberan a un cristiano que había sido condenado a 25 años de cárcel por blasfemia

La historia de Masih, es otro caso de abuso flagrante de la ley sobre la blasfemia: Munir había sido condenado “por tocar el Corán con las manos sucias”. El hombre siempre ha declarado su inocencia, explicando que las acusaciones eran infundadas y que las había creado un vecino después de una disputa entre sus hijos.

  • Persecuciones    
  • 30 nov 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

Munir Masih, un cristiano que había sido acusado y condenado a 25 años de cárcel por blasfemia fue liberado bajo fianza por el Tribunal Superior de Lahore, Pakistán, hace unos tres días, según informó la Agencia Fides.

La historia de Masih, es otro caso de abuso flagrante de la ley sobre la blasfemia: Munir había sido condenado “por tocar el Corán con las manos sucias”. El hombre siempre ha declarado su inocencia, explicando que las acusaciones eran infundadas y que las había creado un vecino después de una disputa entre sus hijos.

Munir, vive en el distrito de Kasur, en el Punjab, está casado con Riqqiya Bibi y es padre de seis hijos. Riqqiya, también condenada a 25 años para el mismo cargo, aún permanece en prisión, pero los abogados esperan que, después de la liberación de su marido, la mujer corra la misma suerte: el Tribunal Superior se pronunciará sobre su caso la próxima semana.

El matrimonio cristiano fue detenidos en diciembre de 2008, fueron condenados por un tribunal de primer grado a 25 años de prisión, pero después de nuevas investigaciones y verificaciones, el Tribunal Superior de Lahore (segundo grado de juicio), se está preparando para revocar el veredicto: la liberación bajo fianza es la señal, señalaron los abogados que están siguiendo el caso y que son miembros del Centre for Legal Aid Assistence and Settlement, con sede en Londres y Lahore.

La solicitud de libertad bajo fianza para la pareja cristiana se ha presentado tres veces y el matrimonio ya había sido liberado en enero de 2009 para ser arrestados de nuevo tras las protestas de militantes musulmanes.

“El caso de Munir Masih y Riqqiya Bibi, confirma la tendencia por la que muchas de las sentencias injustas impuestas en primera instancia por blasfemia, en base a acusaciones falsas, son rectificadas después de nuevas investigaciones por la Corte Suprema: esto sucede en el 95 % de los casos. Esperemos que esto ocurra también en el caso de Asia Bibi. Mientras tanto persiste el grave problema de las condiciones en que se encuentran los tribunales de primer grado, fácilmente influenciables por presiones externas, y la revisión urgente de la legislación sobre la blasfemia”, señala una fuente de Fides.

Ante el caso de Asia Bibi, la primera mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia, y después de la movilización nacional e internacional, Sherry Rehman, parlamentario musulmán y presidente del prestigioso “Jinnah Institute”, ha presentado una propuesta de revisión de la ley sobre la blasfemia a la Asamblea Nacional