nav
Lunes 21 de Agosto de 2017

Asia Bibi, pasará su Navidad en la cárcel por segunda vez

La Corte ha ordenado además al gobierno de Pakistán que “no modifique la ley sobre la blasfemia antes de la decisión final del proceso de Asia Bibi”, informó la Agencia Fides.

  • Persecuciones    
  • 6 dic 2010   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Tribunal Superior de Lahore, en Pakistán, ha prorrogado la suspensión de la pena para Asia Bibi – la mujer cristiana condenada a muerte por blasfemia – hasta el 23 de diciembre. El mismo día, el Tribunal tendría que anunciar la fecha de la primera audiencia del proceso de apelación.

La Corte ha ordenado además al gobierno de Pakistán que “no modifique la ley sobre la blasfemia antes de la decisión final del proceso de Asia Bibi”, informó la Agencia Fides.

Esta indicación es una clara intromisión del poder judicial en el parlamento y el gobierno, que tienen el poder legislativo y ejecutivo: abogados, políticos, representantes de la sociedad civil han comentado que esta ordenanza del Tribunal Superior es “inaceptable, presagio sólo de confusión, de conflicto de poderes: el Tribunal de Justicia no puede en modo alguno condicionar el trabajo del Parlamento o del Gobierno”.

Está claro, señalan las fuentes que “el caso de Asia Bibi, se está politizando, y, por un lado, existen intentos de inserirlo en las disputas políticas o en tácticas; y por el otro los grupos radicales islámicos lo están instrumentalizando”.

De hecho, ayer en Islamabad, los activistas radicales de la Jamaat-e-Islami (JI) se han manifestado delante del Parlamento, pidiendo al gobierno que se ocupe de “los problemas reales del país”, citando la inflación, “el informe de lealtad con los Estados Unidos” y pidiendo que renuncie a la revisión de la ley sobre la blasfemia.

Mientras tanto, la labor de la Comisión designada por el presidente Zardari, para revisar la ley está a punto de comenzar y se espera que la Comisión entregue un resultado y una propuesta de revisión dentro de tres meses.

La familia de Asia Bibi se ha enterado con tristeza del reenvío del proceso y se prepara para celebrar una Navidad sin Asia: “Será una Navidad en la que todos los cristianos de Pakistán nos acordaremos y oraremos por Asia y por su familia. Mientras la política realiza sus juegos, una víctima inocente sufre en la cárcel y unos niños permanecen sin su madre”, lamentó Haroon Barket Masih, responsable de la “Fundación Masihi”, que se encarga de la familia y les proporciona asistencia jurídica, señalando que “el proceso de apelación puede durar aproximadamente un año”.

Según datos oficiales dados a conocer a la prensa en Pakistán, hay 130 personas en la cárcel por blasfemia en las diferentes prisiones de Punjab. De estos, 64 han sido condenados, mientras que 52 están en proceso de juicio. De los condenados, 12 (incluida Asia Bibi) están condenados a muerte, mientras que otros están cumpliendo cadena perpetua u otras penas. Sólo ocho de ellos son cristianos, los restantes 122 son musulmanes. De los ocho cristianos, dos son mujeres (Asia Bibi y Riqqiya Bibi, esposa de Munir Masih.