nav
Miércoles 20 de Septiembre de 2017

Arzobispo de Jos pide a cristianos y musulmanes que cese la violencia

“Los jóvenes me dicen: ‘Nuestra Iglesia ha sido quemada, nuestras casas han sido destruidas, mi hermano y hermanas han sido asesinados. ¿Qué hace la Iglesia al respecto? Haced algo. Nosotros vamos a luchar’. Yo les digo que mi misión es la de Jesucristo”, expresa Mons. Ignatius Ayau Kaigama.

  • Persecuciones    
  • 15 feb 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nigeria, nación más poblada de África, persisten un enfrentamiento entre los musulmanes del norte y cristianos del sur, de Nigeria, en medio de esta violencia la ciudad de Jos, está en el centro y por eso se ha convertido en el campo de batalla que han dejado un saldo 500 muertos, durante el 2010, reportó el diario Rome Reports

Aunque no están claros los motivos por los que fueron asesinados estas personas ya que se mezcla un conflicto tribal con disputas en torno a los derechos sobre las tierras.

El peor ataque se produjo en Nochebuena, cuando una bomba dejó 38 muertos y muchos más heridos.
“Este atentado enturbió las celebraciones de Navidad. Sembró tanto el miedo en los corazones que nuestra ciudad nunca ha vuelto a ser la misma. Estamos viviendo bajo una gran tensión y con mucha sospecha. La gente pensó automáticamente que la bomba que explotó en Nochebuena la pusieron personas de religión musulmana”, explicó Mons. Ignatius Ayau Kaigama, arzobispo de Jos (Nigeria).

El atentado de Nochebuena recrudeció los enfrentamientos. En enero, jóvenes cristianos detuvieron vehículos en la carretera para asesinar a los musulmanes que se encontraban en su interior.

Esta noticia provocó un nuevo escándalo en las comunidades de ambas partes del conflicto.

“Los jóvenes me dicen: ‘Nuestra Iglesia ha sido quemada, nuestras casas han sido destruidas, mi hermano y hermanas han sido asesinados. ¿Qué hace la Iglesia al respecto? Haced algo. Dadnos algo. Nosotros vamos a luchar’. Yo les digo que mi misión es la de Jesucristo, una misión de amor”, expresa Mons. Ignatius Ayau Kaigama.

En este conflicto se mezcla la corrupción política y los derechos en tierras de pastoreo. El gobierno local, que es cristiano, ha bloqueado el derecho de los musulmanes a ser reconocidos ciudadanos.

El arzobispo de Jos, está en contacto con los líderes musulmanes, tratando de restablecer la paz; algo que considera muy difícil debido al pesimismo de ambas partes. Sin embargo, mantiene la esperanza tras comprobar la buena voluntad de líderes musulmanes que tratan de llevar la paz a sus comunidades.