Denuncian que Presidente de Indonesia “duerme” mientras musulmanes atacan iglesias cristianas

Bela, criticó al presidente Yudhoyono y su gobierno, por no tomar las medidas necesarias ante esta constante amenaza: “El presidente Yudhoyono se duerme si hay un ataque a iglesias cristianas. Si el presidente se duerme, también lo hace la policía”, denunció.

  • Persecuciones    
  • 17 jun 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Theophilus Bela, presidente del Jakarta Christian community forum de Indonesia, denunció que el presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, “duerme y la policía también”, mientras extremistas musulmanes atacan las iglesias cristianas, según publica la agencia ACIPRENSA y EWTN Noticias.

En un informe enviado a la organización católica internacional, Ayuda a la Iglesia Necesitada, Bela explica que en los cinco primeros meses de 2011 los radicales musulmanes han perpetrado 14 ataques contra iglesias cristianas, mientras que en 2010 fueron un total de 46.

Y desde el año 2006 se han registrado más de 200 ataques.

Bela, criticó al presidente Yudhoyono y su gobierno, por no tomar las medidas necesarias ante esta constante amenaza: “El presidente Yudhoyono se duerme si hay un ataque a iglesias cristianas. Si el presidente se duerme, también lo hace la policía”, denunció.

Desde que el mandatario asumió el cargo en mayo de 2004, un total de 286 ataques se han registrado contra iglesias cristianas. Bela, advirtió que entre los miembros del gobierno hay un líder musulmán extremistas. “Tengo la impresión de que el Sr. Yudhoyono, teme a su propio ministro de asuntos religiosos que pertenece a un partido político islámico.

Parece que el mandatario duda en cuanto a proteger a los cristianos” que en Indonesia son poco más de 28 millones, aproximadamente el 10% de una población total de más de 230 millones de habitantes cuya religión es mayoritariamente musulmana.

Según Bela, los constantes ataques de los musulmanes radicales contra los cristianos sería su rechazo a la participación de estos últimos en la vida económica de la ciudad, ya que muchos cristianos del área rural, buscan nuevas oportunidades de empleo en las nuevas industrias y negocios creados por el gobierno.

“No tenemos miedo, porque somos ciudadanos de este país como los otros grupos de la sociedad”, dice el líder cristiano Bela.