nav
Lunes 25 de Septiembre de 2017

No hay iglesias en Afganistán, pero las personas están ansiosas de escuchar Palabra de Dios

“Los musulmanes que se ha convertido del Islam al cristianismo se arriesgan a perder su matrimonio, sufrir el rechazo de sus familias y aldeas, y la pérdida de puestos de trabajo”, según el informe.

  • Persecuciones    
  • 17 oct 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

No hay iglesias públicas en pie en Afganistán, según el Departamento de Estado de EE.UU. La última iglesia pública cristiana en Afganistán fue arrasada de nuevo en marzo de 2010. De acuerdo con Departamento Internacional de Estado Informe sobre Libertad Religiosa (State Department’s International Religious Freedom Report), afirma que no hay escuelas cristianas a en el país, publica la agencia cristiana iraní Mohabat News.

El informe señala que “las opiniones negativas de la sociedad y la sospecha de actividades cristianas llevaron a la focalización de los grupos cristianos, incluidos los musulmanes convertidos al cristianismo.

La falta de la protección y respuesta del gobierno hacia estos grupos e individuos ha contribuido al deterioro de la libertad religiosa”, cita el informe.

Hoy en día, la mayoría de los cristianos en Afganistán “tienen miedo por la persecución en contra de ellos, por lo que no se reúnen abiertamente para el culto”.

De acuerdo con el informe escrito por el periodista voluntario para Mohabat News en Kabul, “un gran número de jóvenes afganos en las ciudades de Kabul y Herat están ansiosos de escuchar la Palabra de Dios.

Todos ellos tienen un corazón abierto hacia Jesús. Este informe también indica que sólo en los últimos meses 30 personas han dado su corazón a Jesús y confesado a su Señor en la ciudad de Kandahar, donde los talibanes todavía tienen el poder y algunas personas todavía lo llaman el Centro de los talibanes (sus nombres no se dan debido a razones de seguridad)”.

“Viajamos a Kandahar para hablar de la buena nueva y para orar por esta ciudad. La primera persona que se sintió feliz era yo, porque caminábamos por la calle, 8 horas al día, para orar junto con otros compañeros cristianos. Estuvimos hablando también de nuestro Señor Jesucristo a los niños y jóvenes que parecían tener una mente abierta. Estoy muy contento y esperanzado por lo que un día esta ciudad se convertirá en una de las comunidades cristianas más influyentes en el interior del país”, dijo el periodista voluntario de Mohabat News, respecto a los conversos cristianos en Afganistán.

Mientras la nueva Constitución proclama que el Islam es la “religión del Estado” y que “ninguna ley puede ser contraria a las creencias y disposiciones de la sagrada religión del Islam”, también entra en contradicción al afirmar que “los seguidores de otras religiones son libres de ejercer su fe y llevar a cabo sus ritos religiosos dentro de los límites de las disposiciones de la ley”.

“Los musulmanes que se ha convertido del Islam al cristianismo se arriesgan a perder su matrimonio, sufrir el rechazo de sus familias y aldeas, y la pérdida de puestos de trabajo”, según el informe. “La asistencia jurídica gratuita para los conversos cristianos encarcelados sigue siendo difícil debido a la falta de abogados en Afganistán que defiendan a los apóstatas”.