Asesinan a un pastor en Pakistán y a una misionera en la India

El pastor protestante Jameel Sawan, recibió tres impactos de bala en Karachi y la misionera Sor Valsha John, fue asesinada en su casa en la Inda, aún se desconocen las causas.

  • Persecuciones    
  • 18 nov 2011   

¿Qué sientes con esta noticia?

Pakistán – Karachi. Dos personas cristianas dedicadas al servicio de la evangelización han sido asesinadas según publica la agencia Fides. El primero ocurrió en Pakistán, donde el pastor protestante Jameel Sawan, recibió tres impactos de bala en Karachi, según lo confirmó Paul Bhatti, Consejero Especial del Primer Ministro para Asuntos de las Minorías y presidente de la APM religiosas (“All Pakistan Minorites Alliance”), la mayor organización de las minorías religiosas en Pakistán.

Según relata publica la Agencia Fides el 16 de noviembre, el pastor regresaba a casa de un culto comunitario, cuando fue interceptado por tres hombres musulmanes que, después de una discusión, dispararon, muriendo en el instante Jameel Sawan quien era miembro de la APM y trabajó estrechamente con Saleem Khokhar, miembro de la asamblea provincial y presidente de la APMA en Sindh.

La policía de Karachi ha abierto un archivo del delito (Informe de Primera Información) y ha detenido a unos presuntos autores.

Según informa Bhatti a la Agencia Fides, “el asesinato puede estar motivado por el odio religioso, pero es también el lugar de una venganza personal, debido a asuntos privados.

El gobierno y la policía han tomado las medidas adecuadas. Pedimos mantener la calma y no alimentar el odio y la intolerancia”.

Khokhar y el pastor, anteriormente habían recibido amenazas de grupos radicales islámicos, por lo cual le había informado a la policía. El APMA Sindh ha denunciado el caso a las autoridades políticas y escrito una carta al gobernador, pidiendo protección a las minorías religiosas.

Misionera asesinada en su casa

Sor Valsha John, de 53 años, de las Hermanas de la Caridad de Jesús y María, fue asesinada la noche del 15 de noviembre en su casa, en circunstancias poco claras, en el pueblo de Pachwara, distrito de Pakur en el estado de Jharhkand (norte de la India).

Sor Valsha John, durante 20 años, realizó su labor pastoral, especialmente entre los pobres, los marginados, las tribus del distrito de Pakur en el territorio de la diócesis de Dumka. Pero hoy por la mañana, fuentes locales de Fides, informaron que se realizo el funeral de Sor Valsha John en la Catedral de Dumka, en presencia de más de 700 fieles, incluyendo sacerdotes, religiosos, laicos y tribales procedentes de Jharhkand y Kerala.

“Dio su vida por Cristo, como una verdadera discípula. Es un ejemplo para todos nosotros: su testimonio es una invitación a hacer el seguimiento radical de Jesucristo, como verdaderos discípulos”, dijo el padre jesuita Varkey Chenna, durante el funeral.

P. Nirmal Raj SJ, Provincial de los jesuitas en Dumka – uno de los cuales conoció y compartió el compromiso de la hermana Valsa – dijo a Fides que la “hermana Valsha, vivió con los pobres, dio su testimonio cristiano, y predicó el evangelio, compartiendo sus dificultades. Estaba al lado de las comunidades tribales más marginadas, los grupos étnicos de Santhal en el distrito de Pakur. Estaba comprometida principalmente en la alienación de los pueblos indígenas para defender sus tierras, hecha por las empresas mineras para extraer el carbón. Este esfuerzo le costó la vida. Confiamos en los investigadores y, al mismo tiempo, estamos listos para continuar su misión”.

Dos son las hipótesis de porqué mataron a Sor Valsha Joh, la primera es que las organizaciones criminales que apoyan la explotación de las tribus y el negocio de las empresas mineras, pudieron haber visto que la religiosa era un obstáculo y por eso decidieron acabar con ella.
La segunda causa de la muerte de la misionera pudo ser que los grupos dentro de las propias comunidades indígenas, que se dividen entre favorables y contrarios, los que pensaban contrario a la hermana Valsha, pudieron haberla matado.

Sin embargo, en un comunicado el Consejo Global de Cristianos Indios (GCIC, por sus siglas en inglés), “la religiosa había sido amenazado en repetidas ocasiones por los delincuentes que la habían advertido de oponerse a la labor de empresas como Panem Limited”, por lo que le habían alertado a las autoridades competentes de las amenazas. Sin embargo, “las autoridades estatales, que pertenecen a los partidos nacionalistas hindúes, ignoraron sus peticiones de ayuda y la dejaron sola, sin protección”, denuncia el GCIC.