Extremistas hindúes atacan y golpean a pastor evangélico por realizar culto en su casa

Un grupo de personas, reconocidos como militantes de organizaciones extremistas hindúes, allanaron la casa privada, interrumpiendo con violencia el culto e intimidando a los presentes “con la prohibición de hacer oraciones cristianas en el país”.

  • Persecuciones    
  • 24 jul 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Bangalore. – Un grupo de extremistas hindúes atacaron y golpearon al pastor cristiano protestante Venkatesh Naik en el distrito de Shimoga, en el estado indio de Karanataka.

Según All India Christian Council, una organización formada por activistas y líderes de diferentes confesiones cristianas, el domingo, 14 de julio, el pastor realizaba un culto en su casa, con algunos de los fieles. De repente, un grupo de personas, reconocidos como militantes de organizaciones extremistas hindúes, allanaron la casa privada, interrumpiendo con violencia el culto e intimidando a los presentes “con la prohibición de hacer oraciones cristianas en el país”.

Cuando el pastor salió a pedir ayuda a la población local de la aldea, los militantes comenzaron a golpearle violentamente al igual que a otro líder cristiano llamado Prakash, quien estaba tratando de informar a la policía.

Los agentes que llegaron al lugar, detuvieron al pastor y a Prakash. Los otros líderes cristianos locales y miembros del All India Christian Council presentaron una denuncia ante la policía contra los agresores.

Aunque el pastor y el líder laico fueron puestos en libertad el mismo día, al caer la noche.

All India Christian Council pidió al gobierno que interviniera y que no deje sin castigo a los culpables de tal violencia que va contra la libertad religiosa de los ciudadanos de la India garantizada por la Constitución.

Según un reciente informe enviado a la Agencia Fides por la Ong “Catholic Secular Forum”, Karnataka está en el vértice más alto de casos de violencia inter-religiosa e inter-comunitaria, con más de 1.000 ataques contra los cristianos en el 2011, un promedio de 5.3 ataques por día.

Fuente: Agencia Fides