nav
Jueves 08 de Diciembre de 2016

Cristianos asesinados por negarse a pagar “cuota de protección” en Egipto

Emad Damian, de 50 años, y su primo Medhat Damian, de 37 años, fueron asesinados a pagar la jizya, el “impuesto de la muerte”.

  • Persecuciones    
  • 17 sep 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

Dos cristianos coptos fueron muertos a tiros esta semana por negarse a pagar la “jizya”, que es un tipo de impuesto musulmán.

Las víctimas se llamaban: Emad Damian, de 50 años, y su primo Medhat Damian, de 37 años, ellos vivían en la ciudad de Sahel Selim. El líder musulmán Ashraf Ahmed Mohammed Khalajah, los había buscado dos días antes del asesinato para exigirles el pago de la . En la práctica, se ha convertido en una especie de “cuota de protección” que sirve para chantajear y explotar a los trabajadores no musulmanes.

Esta práctica de extorsión es enseñada por el Corán, Sura 9:29-30 “¡Combatid contra quienes, habiendo recibido la Escritura, no creen en Alá ni en el último Día, ni prohíben lo que Alá y Su Enviado han prohibido, ni practican la religión verdadera, hasta que, humillados, paguen el tributo directamente! Los judíos dicen: “Uzayr es el hijo de Alá”. Y los cristianos dicen: “El Ungido es el hijo de Alá”. Eso es lo que dicen de palabra. Remedan lo que ya antes habían dicho los infieles. ¡Que Alá les maldiga! ¡Cómo pueden ser tan desviados!”. Para los yihadistas (soldados guerra santa), la falta de pago es una justificación sagrada para matar judíos y cristianos desobedientes.

Según el diario israelí Haaretz, esta fue la primera justificación utilizada para la masacre de cristianos en Siria.

Según la agencia AINA, Samy Damian, hermano de Emad, estaba presente cuando lo llamó Khalajah, exigiéndole el pago de unas 10.000 libras egipcias (unos 1.450 dólares) para poder comprar armas. “Mi hermano dijo que no tenía problemas con nadie que no necesitaba protección de una persona y que no tenía todo ese dinero”, dijo Damian, afirmando que su hermano Emad dejó una esposa y cinco hijos, que ahora están buscando ayuda para salir de la ciudad.

En una entrevista en el canal de televisión Al Nahar Ahmed Fawzi, secretario del Partido Socialdemócrata Egipcio, dijo públicamente que los cristianos asesinados eran miembros de su partido político. Incluso después de las quejas, la policía se negó a investigar. Fawzi, fue enfático: “Las autoridades saben quiénes son los asesinos, pero no ha hecho nada para detenerlos porque están de acuerdo con ellos”.

La situación es aún peor en Minya, en la región sur. Los soldados están vinculados con el control de la Hermandad Musulmana de la ciudad, donde alrededor del 40% de los habitantes son cristianos. La jizya que se les impone es el único factor que les impide a los musulmanes cometer actos de violencia y vandalismo contra las casas y tiendas de los cristianos quienes han llamado a este acto de extorsión el “impuesto de la muerte”.

Varias organizaciones internacionales, como la Voz de los Mártires, Compassion y Open Doors ha denunciado que el gobierno interino de Egipto no toma medidas para proteger a los cristianos de la persecución, el asesinato, la intimidación, la violación y el cobro de la jizya.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Jihad Watch, AINA y Haaretz.