Cristianos reciben un “ataque terrorista” en Siria

Ayer por la mañana un grupo extremista atacó iglesias y viviendas de civiles en Malula, y tomó el control del antiguo pueblo en el que todavía se habla el arameo.

  • Persecuciones    
  • 4 dic 2013   

¿Qué sientes con esta noticia?

El ataque fue dirigido contra la población de mayoría cristiana de Malula, cerca de Damasco, informaron hoy medios oficiales.

La Cancillería, a través de dos cartas enviadas al organismo internacional, recordó que ayer por la mañana un grupo extremista atacó iglesias y viviendas de civiles en Malula, y tomó el control del antiguo pueblo en el que todavía se habla el arameo.

Las autoridades destacaron que los agresores irrumpieron en el convento de Santa Tecla, adonde tomaron como rehenes a la madre superiora y a varias monjas.

Una portavoz del Patriarcado Griego-Ortodoxo de Antioquía y de Oriente Medio dijo hoy que desconocen el destino de las religiosas, ya que desde ayer todas las comunicaciones están cortadas con el convento y la localidad de Malula, informó la agencia de noticias EFE.

En septiembre pasado, los efectivos gubernamentales lograron repeler una ofensiva insurgente que buscaba hacerse con el control de la población y que llevó a muchos de sus habitantes a desplazarse a lugares más seguros.

Los combates en la ciudad cristiana de Malula, al noreste de Damasco, comenzaron el viernes por la noche cuando los extremistas islámicos del Frente Al Nusra, organización vinculada a Al Qaeda, volaron un puesto de control en uno de los accesos y luego tomaron grandes partes de la localidad.

El pintoresco centro urbano, ubicado entre colinas, es un símbolo de la presencia cristiana en Siria, y sus 5.000 residentes son algunos de los pocos del mundo que aún hablan arameo, la lengua de Jesús.

Aunque dos obispos y un sacerdote fueron secuestrados por insurgentes durante el curso del conflicto, hasta ahora no se tenía noticias de monjas dañadas o afectadas por la crisis.

Las minorías de Siria, incluyendo a los cristianos, o están del lado del gobierno de Bashar Al Assad o permanecen neutrales, porque temen por su futuro en caso de que lleguen al poder los extremistas islámicos que forman el grueso de la insurgencia.

Fuente: EFE