Islamistas radicales imponen a cristianos no construir iglesias a cambio de protección en Siria

Los fundamentalistas islámicos imponen también a los cristianos una especie de impuesto a cambio de su protección: los más ricos deberán pagar 4,25 gramos de oro, los intermedio 2,125 gramos y los más pobres a 1,625 gramos.

  • Persecuciones    
  • 4 mar 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

El Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) impuso restricciones a los cristianos, como la de no construir conventos o iglesias en la provincia septentrional siria de Al Raqa, a cambio de “su protección”, según un comunicado emitido por esa organización armada.

El EIIL explica que por orden de su líder, Abu Bakr al Bagdadi, ofrecerán protección a los cristianos de Al Raqa, sus familias y propiedades si cumplen una serie de requisitos.

Los fundamentalistas islámicos imponen a los cristianos una especie de impuesto a cambio de su protección: los más ricos deberán abonar el equivalente a 4,25 gramos de oro, mientras que quienes tengan un poder adquisitivo intermedio tendrán que pagar la cantidad correspondiente a 2,125 gramos y los más pobres a 1,625 gramos.

Otra de las condiciones es no edificar conventos, iglesias o monasterios en las localidades donde viven, ni tampoco rehabilitar los que estén destruidos. Tampoco podrán rezar fuera de sus templos ni exhibir cruces o libros santos.

Además, el EIIL prohíbe que las iglesias toquen las campanas o usen altavoces y advierte de que los musulmanes no pueden oír desde la calle los cánticos de los cristianos dentro de sus templos.

Los fieles cristianos no podrán poseer armas ni vender carne de cerdo o alcohol a los musulmanes, ni tampoco hacerlo en lugares públicos.

Asimismo, tendrán que vestir de “forma modesta”, tal y como ha dispuesto el EIIL en la zona. Lo que sí que les permite es convertirse al islam si así lo desean.

Al Raqa es el principal bastión del EIIL en el norte de Siria. Desde enero pasado esta organización extremista también ha impuesto restricciones a los musulmanes, ya que ha hecho obligatorio el uso del niqab, velo que tapa toda la cara menos los ojos, a las mujeres y ha prohibido la venta de tabaco.

El documento señala que a la comunidad cristiana de la provincia de Raqqa, capturada en marzo pasado, por el EIIL, se le ofrecieron recientemente tres opciones: convertirse al Islam, permanecer cristianos pero sometidos por el Islam o “enfrentar la espada”. Ellos optaron por la segunda opción.

Fuente: EFE