Vuelven a oponerse los cristianos chinos contra la demolición de sus iglesias

Wenzhou, ciudad que concentra a la mayor comunidad de cristianos protestantes de China, ha sido este mes escenario de tensiones entre esta comunidad religiosa y las autoridades comunistas locales, a raíz de los planes de demolición.

  • Persecuciones    
  • 23 abr 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Fieles cristianos de la ciudad oriental china de Wenzhou que a principios de mes protagonizaron una manifestación de cuatro días en una iglesia para impedir su demolición han vuelto a manifestarse en defensa de ese templo tras romperse la negociación con las autoridades.

El “Global Times” publicó que centenares de feligreses se concentraron en la iglesia protestante de Sanjiang tras circular rumores de que el gobierno local iba a incumplir su promesa tras las protestas del 2 al 5 de abril y de que finalmente demolería ayer martes el recinto religioso.

Las protestas comenzaron en la mañana del lunes, con medio centenar de personas, pero en las horas siguientes el número de fieles concentrados en la iglesia fue aumentando y al final del día eran más de 500, destaca el diario.

La policía bloqueó los accesos por carretera al edificio, lo que no impidió que muchos consiguieran llegar a la zona a pie.

Wenzhouv con mayoría de protestantes

Wenzhou, ciudad que concentra a la mayor comunidad de cristianos protestantes de China, ha sido este mes escenario de tensiones entre esta comunidad religiosa y las autoridades comunistas locales, a raíz de los planes de demolición.

En la primera semana de este mes, más de 5.000 fieles montaron guardia día y noche en la escalinata del recinto para defender su continuidad.

La demolición fue ordenada, según la comunidad protestante de Wenzhou, por el secretario local del Partido Comunista de China, quien tras una visita oficial a la zona manifestó disgusto por la gran cruz que corona el templo, de reciente construcción.

El conflicto muestra las siempre tensas relaciones entre el régimen comunista y las comunidades religiosas del país, si bien el caso es peculiar, ya que Sanjiang es una iglesia perteneciente al Movimiento Patriótico, iglesia oficial que en teoría está subordinada al Partido Comunista de China.

En Wenzhou y otras zonas de la costa oriental del país asiático, otras iglesias, algunas de ellas “clandestinas” (desligadas del Movimiento Patriótico) fueron demolidas o se ordenó la retirada de sus grandes cruces en las fachadas.

Fuente: EFE