Despedida una maestra porque se negó leerles cuentos homosexuales a los niños

Mbuyi, ha denunciado a sus ex empleadores en los tribunales porque también la acusaron de supuestamente “acosar” a una colega lesbiana a quien le regaló una Biblia cuando ella se estaba recuperando de un accidente.

  • Persecuciones    
  • 5 may 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Sarah Mbuyi, una maestra cristiana, afirmó que ella fue despedida de su trabajo por discriminación religiosa, después que ella se negó a leerles a los niños cuentos sobre parejas homosexuales.

Mbuyi, ha denunciado a sus ex empleadores en los tribunales porque también la acusaron de supuestamente “acosar” a una colega lesbiana a quien le regaló una Biblia cuando ella se estaba recuperando de un accidente.

El caso, presentado en un tribunal laboral, llega en medio de crecientes preocupaciones por algunos cristianos sobre las creencias religiosas la cuales están siendo “prohibidas por la ley” en el lugar de trabajo.

Un grupo cristiano respalda el caso y dice que este es un ejemplo de cómo a los creyentes les están “robando” la libertad de expresar sus puntos de vista.

Eric Pickles, secretario de Comunidades, ha advertido que los “ateos militantes” están tratando de imponer la “intolerancia políticamente correcta” a los demás. “Somos una nación cristiana”, ha insistido.

La semana pasada, David Cameron, el primer ministro del Reino Unido dijo que los cristianos deben ser “más evangélicos” acerca de su fe y “salir y hacer una diferencia en la vida de las personas”.

Sin embargo, el Centro Jurídico Cristiano, que está financiando el caso de la señorita Mbuyi, dijo que sus palabras no causan ningún cambio.

Mbuyi, tiene 30 años, ella vive en el norte de Londres, siempre porta una Biblia. Ella comenzó a trabajar para Newpark Childcare, con sede en Londres, en abril pasado, antes de ser llevado a trabajar a tiempo completo en una de las escuelas en septiembre.

Ese mismo mes, una trabajadora lesbiana también se unió a la guardería, en Shepherd’s Bush, -al oeste de Londres- que después de descubrir que Mbuyi era cristiana en repetidas ocasiones le preguntó por sus creencias.

Mbuyi, que ahora trabaja en otra guardería, dice que su colega trató de provocarla. En diciembre, la compañera de trabajo pasó un tiempo en el hospital después de haber sufrido un accidente en el trabajo y Mbuyi le dio una Biblia en su regreso.

La maestra cristiana dice que lo hizo por el interés que había mostrado en su fe, pero cuando la mujer le dijo a Mbuyi que estaba triste porque no podía casarse con su pareja femenina por la iglesia y dijo que pensaba que Dios tolera la homosexualidad.

Mbuyi le explicó que no era así: “Cuando le dije que no, que Dios no aprueba la práctica de la homosexualidad, pero que la amaba y quiere que vengas a Él tal como eres, ella se molestó y salió a denunciarme con la directora.

“Yo nunca la condené o la acusé, pero cuando me preguntó directamente lo que yo creía, estaba lista de compartir las enseñanzas de la Biblia que la homosexualidad es pecado. Está claro que esto le ofendió y ella estaba decidida a hacer que me despidan, simplemente porque expresé mis creencias cristianas”.

Después de una audiencia disciplinaria de un solo lado, Mbuyi fue acusado falsamente de iniciar el debate sobre la homosexualidad, los directivos de la guardería la despidieron inmediatamente por falta grave.

Sus empleadores preguntaron cómo se sentiría si ella a leerle cuentos a niños de padres homosexuales. Ella respondió que no iba a ser capaz de leer tales libros.

El Centro Jurídico Cristiano ha dado instrucciones a Paul Diamond, un prominente abogado de derechos religiosos, para luchar contra el caso.

Andrea Williams, director ejecutivo del grupo, dijo: “Compartir las verdades bíblicas, ahora es preocupante porque muchos a cristianos les prohíben hablar de su fe en el trabajo. Hay una cultura del miedo, que está callando la libertad de expresión y la manifestación de la fe. Esta cultura señala el mensaje del evangelio como opresiva y regresiva”.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Telegraph