Boko Haram invade iglesias decapitando a niños cristianos

Según las agencias internacionales, el número llega a miles de personas. Las aldeas en el noroeste del país son allanadas, las iglesias quemadas, los hombres asesinados y sus mujeres secuestradas.

  • Persecuciones    
  • 1 sep 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

La última ola de ataques del grupo extremista islámico Boko Haram tiene como objetivo promulgar un estado islámico independiente en Nigeria. Para están matando a todos los cristianos que viven en el área.

Según las agencias internacionales, el número llega a miles de personas. Las aldeas en el noroeste del país son allanadas, las iglesias quemadas, los hombres asesinados y sus mujeres secuestradas.

Más de 100 militantes irrumpieron recientemente en las aldeas predominantemente cristianas justamente cuando se iniciaba el servicio del domingo.

Abrieron fuego contra los aldeanos que se encontraban en los templos y blandiendo sus machetes, comenzaron a matar. Muchos cristianos fueron decapitados y sus mujeres violadas. Hay registros de varias que fueron secuestradas y obligados a “casarse” con la guerrilla de Boko Haran. Hay registros de varios niños que fueron asesinados y decapitados.

Sawaltha Wandala, de 55 años, llegó al culto cuando vio que un militante jugaba con un niño de unos seis años, aparentemente muerto dentro de una zanja. El anciano se acercó y vio que el niño estaba todavía vivo. Lo tomó en sus brazos y corrió al hospital en busca de ayuda.

Lamentablemente fue detenido por cinco militantes quienes le quitaron al niño y le arrancaron sus brazos, le cortaron su cabeza hasta hacerlo pedazos ante sus ojos. Luego Wandala fue agredido con palos y golpeado con una piedra en la cabeza que lo dejó inconsciente. Los musulmanes extremistas pensaron que estaba muerto así que lo dejaron.

Escenas similares se repitieron en casi todos los pueblos del distrito Gwoza. Muchos cristianos han huido hacia la frontera del vecino país de Camerún. Uno de ellos fue John Yakubu, quien junto a su familia trató de encontrar un refugio. Días más tarde, regresó a la aldea de Attagara para tratar de recuperar algunos de sus animales.

Al llegar a casa, recogió sus escasas pertenencias, incluyendo la Biblia de la familia. Sin embargo fue sorprendido por los soldados de Boko Haram que le dijeron: “Usted tiene que convertirse al Islam, o de lo contrario tendrá una muerte dolorosa”.

John rechazó la oferta así que le ataron las manos y los pies a un árbol y lo torturaron. Haciéndole heridas profundas en las manos los soldados se burlaban de su fe: “¿Quiere convertirse en un musulmán ahora?” Él sólo dijo: “¡Ustedes pueden matar mi cuerpo, más no mataran mi alma!”.

Después de varias heridas en su cuerpo con cuchillos e incluso con un hacha, John sangró mucho, hasta que perdió el conocimiento. Los terroristas lo abandonaron a la muerte. Después de tres días, fue rescatado y llevado a un hospital, donde permaneció en estado de coma.

Un obrero de Misión La Voz de los Mártires, conoció a John en el hospital. Cuando le preguntó qué sentía hacia sus atacantes. La respuesta de John fue sorprendente: “He perdonado a los musulmanes. Ellos no saben lo que están haciendo”.

Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com