Líderes cristianos piden a países árabes combatir contra el Estado Islámico

Recientemente en una conferencia de prensa organizada en Ginebra (Suiza), se pidió que se defendiera a las minorías étnicas y religiosas que están siendo masacradas por EI.

  • Persecuciones    
  • 23 sep 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

GINEBRA (REUTERS).- Los líderes cristianos en el Medio Oriente están presionando a los gobiernos musulmanes y las autoridades religiosas para que condenen al Estado Islámico (EI) que ha propagado el terror en Irak y Siria.

Recientemente en una conferencia de prensa organizada en Ginebra (Suiza), se pidió que se defendiera a las minorías étnicas y religiosas que están siendo masacradas por EI.

El , de la Iglesia Sirio-Católica de Antioquía, dijo que los líderes de los países árabes y la Liga Árabe tienen que hacer algo para controlar la situación.

“La situación de los cristianos y otras minorías que están siendo masacradas, nuestro futuro en la región está en juego”, dijo.

“Estamos pidiendo a los líderes religiosos de los países musulmanes a emitir una fatwa (edicto religioso) contra el asesinato de cualquier ser humano, no sólo de musulmanes”, dijo el patriarca Sako I, de la Iglesia Católica de Caldea.

Sako, recordó que en Irak más de 10 mil cristianos han sido asesinados por los terroristas de EI y otros 170 mil fueron expulsados del norte de Irak, por lo que han buscado refugio en otras ciudades e incluso en países donde no los maten.

Otros seis líderes cristianos, entre ellos la Iglesia Ortodoxa Griega, se unieron con los patriarcas para declarar que las acciones del Estado Islámico están en contra de los derechos humanos, poniendo en peligro a la sociedad en el Medio Oriente.

“Esta ideología puede dañar todo el sistema de los derechos humanos”, dijeron los líderes cristianos.

“Es preciso tener una presencia en el terreno, sólo bombardear no es la solución. Tal vez esta presencia debe ser árabe. La Liga Árabe debe involucrarse. Esta es una responsabilidad primaria de los Estados Árabes”, dijo el patriarca Sako.