“Sólo Dios puede salvar a la República Centroafricana”, aseguran pastores

El país africano sufre una guerra civil ente musulmanes y cristianos.

  • Persecuciones    
  • 24 sep 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

CHRISTIAN TODAY.- Esta semana, las Naciones Unidas tomó el control de la misión de paz en la República Centroafricana. Después de nueve meses desde el inicio de esta ola de violencia que ha dejado más de 5.000 muertos y ha obligado a 300.000 a buscar refugio en los países vecinos, llegaron al país 1.800 soldados de la ONU, que se aliaron con unos 2000 franceses, 5.000 miembros de las fuerzas africanas, y 1.200 soldados procedentes de Pakistán y de Bangladesh, que ya estaban allí.

Sin embargo, dada la creciente crisis humanitaria, los pastores del país creen que la situación está más allá del control de la ONU. Un pastor que pidió el anonimato por razones de seguridad, dijo a Christian Today que muchas iglesias están dando refugio y suministro de alimentos a los refugiados, pero no ha sido suficiente.

La actual guerra civil es el resultado de un golpe de Estado que derrocó al presidente en marzo de 2013. La población de este país es de aproximadamente 4,6 millones casi la mitad necesita ayuda humanitaria. Hay alrededor de 500 mil refugiados en el país.

“La mayoría son cristianos que infelizmente terminan siendo ignorados cuando se trata de la ayuda del gobierno”, dijo el pastor.

A finales del año pasado, Gerard Araud el embajador francés denunció a la comisión de derechos humanos de la ONU: “Crece cada día la violencia en el país. Los musulmanes atacaron y masacraron a los cristianos y las iglesias. Ahora, están surgiendo milicias cristianas dispuestas a enfrentar a los musulmanes”.

Oficialmente, la ex colonia francesa tiene 66% de cristianos y un 17% de musulmanes que son la minoría pero que ahora quieren imponer la ley sharia por lo que el conflicto político se convirtió en una verdadera guerra religiosa.

El pastor dice que hay regiones donde los musulmanes se refugian en las iglesias cristianas sin ser amenazados. Sin embargo, en general, el país está dividido a causa de la religión.

“Es cierto que hay personas con heridas profundas en sus corazones, que no pueden entender por qué Dios permitió que todas estas cosas sucedan”, lamenta el pastor. “Los líderes de la Iglesia van a tener que trabajar duro para recuperar la confianza de muchos creyentes”.

El pastor dice que ha habido un llamado de los líderes cristianos para poner fin a la violencia, pero el nivel político y tribal es más fuerte que lo religioso en muchos lugares. Él dice que esto ha influido en la forma de ver de los cristianos, aunque los líderes han condenado el uso de la violencia desde el principio.

El escenario descrito por él es el caos, porque aunque los grupos firmaron un alto al fuego en julio, el conflicto continúa. Las escuelas están cerradas, las empresas no están funcionando, los agricultores no tienen nada que cosechar. Con la escasez de alimentos en todo el país, los precios del mercado están aumentando. Muchos pasan hambre, según cuenta el pastor.

El pastor es incisivo: “La presencia de tropas de la ONU no hace mucha diferencia… Sólo Dios puede salvar a nuestro país. Pedimos oraciones a todos los cristianos para que esa intervención nos dé la oportunidad para salir de esto”.