nav
Viernes 02 de Diciembre de 2016

Corea del Norte confirma la existencia de campos de concentración

En todo el país hay 16 campos, seis de ellos dedicados exclusivamente a los presos políticos, según la ONU, y la cantidad de personas atrapadas en estos lugares puede variar entre 120 mil a 200 mil.

  • Persecuciones    
  • 13 oct 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

O GLOBO.-Corea del Norte, es el país que ocupa el primer lugar en persecución contra los cristianos. Recientemente su gobierno admitió que existen campos de concentración que son utilizados para controlar y “reformar” a los ciudadanos que difieren del régimen de Kim Jong-un.

Un funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte fue quien confirmó la existencia de los campos de concentración durante una reunión en la ONU frente a los periodistas, pero en lugar de llamar a estos espacios campos de prisioneros, el representante de Pyongyang habló de “centros de trabajo para reformar” detenidos.

En estos lugares se recomienda a los prisioneros comprobar su ideología y reflexionar sobre sus actos inmorales. La ONU había estado investigando durante meses denuncias de asesinatos, desapariciones y torturas. He aquí la prueba de ello.

De acuerdo con el Consejo de Derechos Humanos de las Organizaciones Unidas, al menos 24 millones de personas han sido víctimas de la crueldad practicada por el gobierno de Corea del Norte. La ONU dice que ha encontrado violaciones considerados “graves, generalizadas y sistemáticas” en el país.

Las pruebas aportadas por las imágenes de satélite del organismo internacional muestran grandes extensiones de tierra conocida como “zonas de control”, donde hay miles de personas encarceladas por motivos políticos o ideológicos.

En todo el país hay 16 campos, seis de ellos dedicados exclusivamente a los presos políticos, según la ONU, y la cantidad de personas atrapadas en estos lugares puede variar entre 120 mil a 200 mil.

Los campos de concentración en Corea del Norte aparecieron en los años 60, cuando Kim Il-sung, fundador de la nación, gobernaba. Su hijo Kim Jong-il mantiene el programa de tortura y su hijo, actual líder norcoreano, Kim Jong-un, los ha conservado.