Estado Islámico decreta que los cristianos son sus mayores enemigos

No es coincidencia que en su última página número 12, hizo un llamado a sus aliados en todo el mundo, para atacar a los occidentales “donde quiera que se encuentren”.

  • Persecuciones    
  • 17 oct 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

La revista electrónica Dabiq publicada por el Estado Islámico (EI) para reclutar a combatientes de todo el mundo, está en su cuarta edición. Publicada en varios idiomas, ha demostrado ser una herramienta útil para atraer el conflicto con más de 12.000 voluntarios musulmanes procedentes de 74 nacionalidades diferentes. No es coincidencia que en su última página número 12, hizo un llamado a sus aliados en todo el mundo, para atacar a los occidentales “donde quiera que se encuentren”.

En la portada, los terroristas afirman que los ataques de la coalición liderada por Estados Unidos son una “cruz quebrada” y que los musulmanes eventualmente ganaran. La imagen que aparece en la portada es la bandera del Estado Islámico “implantado” (montaje de Photoshop) en el Vaticano.

En el artículo “El retorno de la esclavitud antes de la hora”, confirma la esclavitud de miles de mujeres y niños yazidíes justificando esta actitud hacia la minoría kurda, que indica, “se dividieron entre los combatientes del Estado Islámico de acuerdo con la sharia”.

Cuando se habla de su “victoria final”, los yihadistas dan una advertencia a los “romanos”, un término genérico utilizado por ellos para referirse a la civilización occidental.

Ellos esperan una batalla cuando el mesías islámico (Mahdi) conquiste Constantinopla y Roma.

Al elegir a Roma como un símbolo del cristianismo mundial queda claro que este es su enemigo número uno.

Según algunas tradiciones islámicas, el profeta islámico Mahoma predijo la ocupación de Estambul, Jerusalén y Roma. La teología musulmana chiíta dice que las grandes guerras deben ocurrir en la Tierra, un tercio de la población mundial va a morir en la batalla y otro tercio sufrirá hambre y violencia.

Israel debe ser destruido para que el Imam 12 llamado Mahdi, aparezca para matar a todos los infieles, levantando la bandera del Islam en todos los rincones del mundo. Esta narración se hace eco del conflicto narrado en el libro del Apocalipsis, mostrando cómo Cristo derrotará al Anticristo y sus ejércitos.

Se estima que unos 12 millones de cristianos que viven en Oriente Medio. El ascenso del Estado islámico en los últimos tres años ha generado una nueva ola de persecución contra la comunidad cristiana en diferentes países, entre ellos Egipto, Irak, Libia, Irán y Siria. Se reflejó también en África, donde los grupos yihadistas también declararon sus califatos y se intensificaron los ataques contra los cristianos.