nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Familia de cristianos quemados vivos en horno de fuego huyen de su aldea

Los familiares del matrimonio, que tenía tres hijos menores, se trasladaron de la aldea de Kot Radha Kishan a la ciudad de Lahore, en el este del país, “por las presiones para que retiren la denuncia”, dijo un portavoz de la Policía de la provincia de Punyab que prefirió no revelar su identidad.

  • Persecuciones    
  • 19 nov 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

Pakistán.- La familia de un matrimonio cristianos que recientemente fueron atacados por un tuba de musulmanes extremistas y luego los lanzaron a un horno de fuego por supuestamente profanar el Corán abandonó la localidad donde residía al temer por sus vidas debido a las amenazas recibidas, informó hoy a Efe una fuente policial.

Los familiares del matrimonio, que tenía tres hijos menores, se trasladaron de la aldea de Kot Radha Kishan a la ciudad de Lahore, en el este del país, “por las presiones para que retiren la denuncia”, dijo un portavoz de la Policía de la provincia de Punyab que prefirió no revelar su identidad.

Los cristianos residentes en la localidad, familiares de la pareja, decidieron irse a la capital de la provincia la semana pasada tras ser amenazados si no desistían de la denuncia que tramita un juzgado, aseguró este portavoz.

El juzgado prosigue las investigaciones y hoy declararon cuatro de los detenidos, entre ellos el dueño de una fábrica de ladrillos en uno de cuyos hornos fueron quemados los cuerpos del hombre y su mujer, añadió.

La Policía detuvo a 43 personas residentes en Kot Radha Kishan, donde el 4 de noviembre una muchedumbre de cientos de personas mató a golpes a la pareja y quemó sus cuerpos en la fábrica en que trabajaba.

La controvertida y ambigua legislación antiblasfemia paquistaní castiga cualquier menosprecio contra los símbolos sagrados del islam, pero a menudo se aplica de forma arbitraria.

La normativa surgió en el período colonial británico para frenar choques religiosos, pero las reformas impulsadas en la década de 1980 por el dictador Mohamed Zia ul Haq dieron alas a los extremistas para abusar de la ley.

El endurecimiento de la legislación y la radicalización del país a partir de la década de 1980 disparó las acusaciones por blasfemia y también las ejecuciones extrajudiciales de los supuestos blasfemos, generalmente pertenecientes a minorías religiosas.