Pastor y su familia son expulsados de su aldea por guerrillas colombianas

El nuevo comandante regional de la guerrilla, del Ejército de Liberación Nacional dijo al pastor Jaime y su hermano Antonio: “Usted tiene cinco días para abandonar la región por haber desobedecido la orden de no predicar el Evangelio en zonas rurales”.

  • Persecuciones    
  • 16 dic 2014   

¿Qué sientes con esta noticia?

OPEN DOORS.- La guerrilla del expulsaron del departamento de Arauca al pastor Jaime Hurtado*(59), su esposa Marina López *(43) y su hermano Antonio Guarin* (39), uno de los líderes de la Iglesia Return of Christ –Vuelve a Cristo– en el pueblo situado en Fortul.

De acuerdo con un colaborador de Puertas Abiertas en la región, la expulsión aconteció el 13 de noviembre. Unos días antes del incidente, el hermano Antonio había ido a visitar a Jaime pastor de una iglesia en un pueblo vecino.

Allí encontró a un grupo de guerrilleros.

En esta región, es común que los rebeldes visiten a los habitantes de los poblados con el fin de mantener la presión y recordarles la autoridad de la guerrilla. El pastor Jaime muchas veces trató de evangelizar a la guerrilla, pero se negaron a escuchar.

Después de estos acontecimientos, el nuevo comandante regional de la guerrilla, dijo al pastor Jaime y su hermano Antonio: “Usted tiene cinco días para abandonar la región por haber desobedecido la orden de no predicar el Evangelio en zonas rurales”.

Buscando ayuda, el pastor se comunicó con un colaborador de Puertas Abiertas que había sido líder guerrillero antes de convertirse en un cristiano.

El colaborador trató de convencer al comandante de la guerrilla para que el pastor Jaime continuara su actividad pastoral, pero el comandante se negó ante la solicitud.

El comandante explicó que había un nuevo plazo para los cristianos de la región. El mandato dice que los cristianos que han vivido menos de 20 años en Arauca son considerados extraños y no se les permite predicar en los pueblos. El oficial les advirtió que la desobediencia daría lugar a la expulsión de la comunidad y su posible ejecución.

Los que viven desde hace más de 20 años en Arauca también no se les permite predicar, ofrecer material bíblico, o iniciar campañas de divulgación en la región. Además, los cristianos de otras regiones, especialmente los misioneros no pueden a entrar en la región.

* Los nombres han sido cambiados por razones de seguridad.