Gobierno chino impondrá medidas más duras contra los cristianos

El New York Daily News informó en Nochebuena que en la provincia de Zhejiang el régimen chino derribó cruces en más de 400 iglesias.

  • Persecuciones    
  • 6 ene 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

LA GRAN EPOCA.-Los cristianos en China están ingresando a un territorio peligroso: la religión se está volviendo popular, y bajo el régimen ateísta del Partido Comunista Chino, eso significa problemas.

Algunos estiman que China alberga a unos 100 millones de cristianos. Esa cifra es importante; Falun Gong también estaba siendo practicado por unas 100 millones de personas cuando el régimen chino lanzó una brutal persecución contra esta práctica pacífica basada en los valores de verdad, benevolencia y tolerancia.

El asunto es que, al igual que cuando comenzó la persecución a Falun Gong en 1999, la cantidad de cristianos en China puede estar superando a los 85 millones de afiliados al Partido Comunista Chino.

El New York Daily News informó en Nochebuena que en la provincia de Zhejiang el régimen chino derribó cruces en más de 400 iglesias.

En la semana de Navidad en la ciudad de Wenzhow, en Zhejiang, según el Daily News, el régimen chino prohibió todas las celebraciones de Navidad en los jardines de infantes y escuelas primarias.

“Anteriormente nos aconsejaron en relación a días festivos extranjeros, pero este año es la primera vez que emitimos una notificación más explícita”, Daily News cita a un funcionario de la educación.

Sin embargo, lo más importante de la noticia es algo más sutil.

El régimen chino forzó a pastores cristianos y eruditos religiosos a participar de un seminario nacional en Beijing en agosto, según Daily News. En ese seminario fueron educados para mantener la fe cristiana libre de influencias extranjeras, y adaptada a China.

Que el cristianismo en China esté “libre de influencias extranjeras” es una frase cargada de intenciones. La enunciación aquí es importante, y se remonta a cuando el régimen chino destruía las religiones tradicionales y creaba sus propias versiones para reemplazar a las que destruyó.

Nuevas religiones

En los años 50, el Partido Comunista Chino estaba en el proceso de eliminar toda la cultura tradicional y las creencias. Mientras arrestaba y mataba a abades budistas y sacerdotes taoístas creó dos organizaciones que a su vez crearon sus propias versiones de estas religiones.

Para el budismo, el Partido Comunista Chino creó a la Asociación Budista China en 1952. Para el taoísmo, creó a la Asociación China Taoísta en 1957. Ambas asociaciones comenzaron a promover formas alteradas de las religiones tradicionales, sacudiendo muchas de sus prácticas fundacionales. Ambas también declararon estar “bajo el liderazgo del gobierno popular”.

Aquellos que se rehusaron a aceptar estas religiones alteradas como válidas fueron perseguidos.

El cristianismo y el catolicismo también fueron sujetos a alteraciones similares en China en esa época; y esto está ligado a esa línea de mantener “la fe libre de influencias extranjeras”.

La frase se remonta a la Iglesia de las Tres Auto-denominaciones, formada en 1950 por Wu Yaozong, quien era parte del comité permanente de la Conferencia Consultiva Política del régimen chino.

La nueva iglesia se basó en la idea de la independencia de influencias extranjeras, bajo las ideas de “auto-administración, autosuficiencia y auto propagación”.

Wu también negaba la creencia en los milagros realizados por Jesús: “No reconocer los milagros de Jesús equivale a no reconocer su reino celestial. ¿Cómo puede ser cristiana una persona que no cree en el cielo al que ascendió Jesús?”.

Cuando Wu ingresó al Gran Salón del Pueblo: “debía haber olvidado por completo las palabras de Jesús: “Debes amar a Dios tu señor con todo tu corazón, toda tu alma y toda tu mente. Éste, el primero y el más importante de mis mandamientos” (Mateo, 22:37-38). “Dad al Cesar lo que es del Cesar; y a Dios lo que es de Dios” (Mateo, 22:21)”.

En esencia, así como lo hizo con el budismo y el taoísmo, el régimen chino tenía la intención de crear una nueva religión que esté “bajo el liderazgo del gobierno popular”. Del mismo modo, se les prohíbe a los católicos en China reconocer al Papa.

“No es la cuestión religiosa lo que le preocupa tanto al partido comunista ateo”, indicó The Guardian en una noticia reciente acerca de la supresión de los cristianos por parte del régimen chino, “es el hecho de que los religiosos reconozcan una fuente distinta de autoridad y sean entonces, potencialmente, una amenaza para el estado”.

“Esto, por supuesto, fue también un problema para Herodes, y el por qué envió a sus soldados a asesinar al niño nacido en el pueblo del Rey David”, señala. “Ciertamente, cuando los cristianos dicen que Jesús es el señor y el rey, están emitiendo una declaración política: el César no lo es. Es una cuestión de lealtad máxima. No es de extrañar que las autoridades chinas estén preocupadas”.

Los acontecimientos recientes con el cristianismo en China son importantes. Los grupos tradicionales cristianos actualmente perseguidos en China son parte del movimiento de iglesias caseras cristianas que no siguen a la religión manejada y confeccionada por el estado.

Las medidas cada vez más duras del régimen chino sobre iglesias registradas, símbolos religiosos, y fechas festivas religiosas demuestran que el régimen está imponiendo más restricciones sobre las religiones y sus tradiciones.

La cuestión será si el régimen chino logrará hacer que sus cristianos mantengan su versión modificada del cristianismo, o si los cristianos de China elegirán seguir la versión no alterada de la religión y ponerse en riesgo de una persecución aún más intensificada.

Lo importante a tener en cuenta respecto a las intensificadas medidas severas de China para los cristianos, es si el régimen chino intentará convencer al mundo exterior de que los movimientos independientes cristianos son un peligro para el país, y si puede engañar o silenciar a la prensa en el extranjero.