Doscientos millones de cristianos sufren una intensa y extensa persecución en el mundo

“La persecución de los cristianos: una realidad olvidada”,denunció el periodista británico Rupert Shortt, autor de varios libros sobre religión
y editor del suplemento literario de The Times.

  • Persecuciones    
  • 13 feb 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Unos 200 millones de cristianos “están ahora bajo amenaza y sufren una intensa y extensa persecución, muchos más que otros adeptos a otros grupos de fe”, alertó el periodista británico Rupert Shortt, autor de varios libros sobre religión.

Shortt, editor del suplemento literario de The Times, ofreció en la Universidad Internacional de Cataluña (noreste) una conferencia bajo el tema “La persecución de los cristianos: una realidad olvidada”, en la que se refirió a su investigación sobre “Cristianofobia; una fe atacada”, en la que analiza los países en los que los practicantes cristianos se ven amenazados.

“Desde aproximadamente 2001, observamos innumerables comunidades cristianas a la defensiva contra incontroladas formas de intolerancia, tanto religiosas como seculares”, declaró Shortt, quien advirtió sobre la probabilidad de que las iglesias cristianas “acaben desapareciendo” de Oriente Próximo.

El autor afirma que no ve un origen claro del problema al que se enfrenta la comunidad cristiana en países de Oriente Próximo.

Y tras admitir que la religión cristiana también ha llegado a ser muy violenta en otras etapas históricas, algo que asegura que no ha vuelto a suceder tras la Segunda Guerra Mundial, afirmó que la fe cristiana se ha vuelto “mucho más autocrítica y pacífica a partir de los años 40 (del siglo XX)”.

En este sentido, consideró que el atentado del 11 de setiembre de 2001 a las torres gemelas de Nueva York fue un “punto de partida” en que el dialogo entre cristianos y musulmanes se ha incrementado.

Por eso, Rupert Shortt dijo que no considera que dichos atentados en EEUU sean el origen de los conflictos religiosos, algo que sitúa “más allá de Siria e Irak”.

El periodista marcó la diferencia entre los que critican a los musulmanes y los que definen la fe cristiana como una fe puramente occidental: “Criticar a los musulmanes no es lo mismo que ser racista, es incorrecto; así como decir que el cristianismo es una fe occidental, cuando no lo es para nada”.

Según Shortt, que en su último trabajo de investigación relata la situación a la que están expuestos miles de cristianos, manifiesta que la “cristianofobia” no tiene nada que ver con el islam, sino que es culpa de una mala praxis religiosa.

Consideró que tanto el cristianismo como el islam son las dos grandes creencias del mundo y denunció que el ateísmo se beneficie de la “mala religión” al añadir que, si “la religión no es una parte de la solución, casi con toda seguridad será parte del problema”.

“La buena religión promueve la resolución del conflicto; la mala religión fomenta la desavenencia”, resaltó.

Por otra parte, Shortt afirmó que no entiende “por qué los musulmanes se sienten grandes víctimas en Europa, porque en realidad no lo son”.

Fuente: TERRA