nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Panaderos cristianos podrían pagar multa de 150 mil dólares por rehusarse a hacer pastel a pareja gay

Los Klein han dicho que decidieron no hacer el pastel, tras la solicitud de una pareja de lesbianas en enero de 2013, porque el matrimonio homosexual va en contra de sus creencias cristianas.

  • Persecuciones    
  • 9 feb 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Aaron y Melissa Klein, dueños de la panadería Sweet Cakes by Melissa, podrían pagar una multa de hasta $150,000, después que un juez de Oregón, Estados Unidos, determinara que cometieron un acto de discriminación al rehusarse a hacer un pastel de bodas para una pareja homosexual.

Los Klein han dicho que decidieron no hacer el pastel, tras la solicitud de una pareja de lesbianas en enero de 2013, porque el matrimonio homosexual va en contra de sus creencias cristianas.

La ley estatal en Oregón prohíbe la discriminación en contra de homosexuales en lugares que ofrecen productos y servicios al público, incluyendo panaderías. El año pasado, investigadores concluyeron que la panadería de los Klein había violado los derechos de la pareja homosexual de recibir un trato equitativo en un lugar público.

Tras la reciente decisión judicial, los acusados tendrán una audiencia el próximo 10 de marzo, en la que se determinará la cantidad de la multa que deberán pagar. El abogado de los Klein ha dicho que la multa podría ser de hasta $150,000, lo que podría llevar a sus clientes a la bancarrota.

Aaron Klein dijo al medio Fox News que el caso en su contra es una injusticia y un ataque a la libertad de religión.

“Ellos están tratando de empujarnos al armario por ser cristianos,” dijo Klein, agregando que los fundadores de Estados Unidos “dijeron que tenemos derechos inalienables dados por Dios, no por el hombre”.

Activistas de derechos homosexuales, por su parte, han lanzado una campaña en contra de la pareja de panaderos a lo largo del caso. Los Klein ha dicho que incluso sus hijos han recibido amenazas de muerte debido a que actuaron basados en sus principios cristianos.

Actualmente, los Klein continúan horneando pasteles, pero desde su propia casa ya que tuvieron que cerrar el local formal que tenían debido a la presión de activistas de derechos homosexuales, quienes según los Klein amenazaron con boicotear a cualquier empresa de bodas que hiciera negocios con ellos.

La pareja de panaderos ha dicho que se mantiene firme en su postura bíblica sobre el matrimonio homosexual.