Islamistas matan a 15 personas y toman como rehenes a cristianos

Los atacantes irrumpieron a las cinco y media de la mañana en el campus de la universidad de Garissa, donde estudian cientos de jóvenes, disparando contra dos guardias en la entrada principal.

  • Persecuciones    
  • 2 abr 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Los islamistas somalíes shebab asaltaron hoy una universidad del este de Kenia, donde murieron al menos 15 personas y tomaron a estudiantes cristianos como rehenes.

Los islamistas, vinculados a Al Qaida, afirmaron que tienen como rehenes a estudiantes cristianos en la universidad de Garissa, sin precisar cuántos. Según dijeron los separaron de los musulmanes, y dejaron que estos se marcharan.

Un portavoz de los shebab, Sheij Ali Mohamud Rage, reivindicó la autoría del asalto en una conversación telefónica con la AFP, alegando que “Kenia está en guerra con Somalia” por haber intervenido militarmente en este país contra bases islamistas.

Un funcionario de policía que prefirió el anonimato informó de 15 muertos, al igual que la prensa local, y el ministerio del Interior anunció la detención de un sospechoso de participar en el asalto cuando intentaba huir.

Los atacantes irrumpieron a las cinco y media de la mañana en el campus de la universidad de Garissa, donde estudian cientos de jóvenes, disparando contra dos guardias en la entrada principal.

Una vez en el interior abrieron fuego indiscriminadamente, y luego entraron en la residencia universitaria, donde tomaron varios edificios.

La Cruz Roja keniana indicó en un comunicado que hay “un número desconocido de estudiantes” rehenes, y que otros 50 fueron liberados, sin precisar en qué circunstancias.

El ministerio del Interior anunció en Twitter que “tres de los cuatro edificios” de la residencia universitaria habían sido evacuados. “Los asaltantes están atrincherados en uno de los edificios y las operaciones continúan”, añadió el ministerio.

Ayer miércoles, horas antes de que empezara el ataque en Garissa, el presidente Uhuru Kenyatta se defendía afirmando que su país “es tan seguro como cualquier otro país del mundo”.