Pastor es acusado de “crimen de odio” por catalogar al Islam “satánico”

Si es declarado culpable, McConnell dice que está “preparado para a ir a la cárcel”.

  • Persecuciones    
  • 25 jun 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

BELFAST, NORTE DE IRLANDA.- Un pastor en Belfast se enfrenta a la persecución después de llamar al Islam “satánico” en un sermón. Christian News Network informó que James McConnell, de 78 años, está siendo acusado un crimen de odio por su discurso.

McConnell dijo en el sermón: “El Dios que adoramos y servimos esta noche no es Alá. Para los musulmanes -Alá- es una deidad pagana. Alá es una cruel deidad. Alá es una deidad demoníaca”, dijo en mayo del 2014.

El pastor de la Iglesia de Whitewell Metropolitan en el Norte de Belfast continuó diciendo que el Islam era “satánico” y “una doctrina que ha generado un infierno”, dijo McConnell quien se negó a retractarse de sus declaraciones, a pesar de que pidió disculpas a cualquier persona que se haya sentido ofendido por sus palabras.

Christian Post informó McConnell planea declararse no culpable por los cargos de delitos de odio, al hacer una declaración “manifiestamente ofensiva”. La fecha del juicio del pastor aún no ha sido establecida.

Si es declarado culpable, McConnell dice que está “preparado para a ir a la cárcel”.

“Tengo el derecho a mis comentarios en referencia a los que usan la religión para justificar la violencia. Como predicador de la Palabra de Dios, esta es una interpretación de la doctrina del Islam que me está condenando”, dijo.

McConnell también criticó al gobierno británico de “tonto” por tratar de apaciguar a los musulmanes financieramente. También señaló que los cristianos de todo el mundo son perseguidos por su fe por los “adoradores fanáticos” de Alá.

El Servicio de la Policía de Irlanda del Norte, investigó al predicador tras las denuncias que catalogan sus comentarios como un crimen de odio. El primer viceministro de Irlanda del Norte, Martin McGuinness describió los comentarios del pastor como “odio” y dijo que las declaraciones anti-musulmanes “deben ser condenadas en los términos más enérgicos posibles”.