Pastor Saeed Abedini condenado a 8 años de cárcel es “brutalmente golpeado”

“La vida de Saeed está amenazada continuamente, no sólo porque es un americano, sino también porque abandonó el islam y se convirtió al cristianismo”, dijo la esposa del pastor.

  • Persecuciones    
  • 12 jun 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

El pastor Saeed Abedini de origen iraní y ciudadano estadounidense fue “brutalmente golpeado” por sus compañeros de prisión en un ataque no provocado en la prisión iraní donde está recluido.

El pastor fue golpeado tanta veces en la cara que le provocaron moretones en sus ojos donde los guardias de la prisión no intervinieron para evitar que Abedini fuera golpeado salvajemente.

El Centro Americano para la Ley y la Justicia – American Center for Law and Justice, ACLJ- el grupo de ley que representa a la esposa del pastor Naghmeh Abedini, y sus dos hijos en los EE.

UU., dijo que los prisioneros también demolieron una pequeña mesa que el pastor había utilizado para estudiar y leer, durante la paliza que tuvo que soportar la semana pasada.

A Abedini se le permitió ver un médico de la prisión, quien determinó que él no tiene ningún hueso roto. El miércoles, fue capaz de ver a un miembro de la familia que llegó a visitarlo y ver sus heridas.

“Es desgarrador para mí y mi familia que Saeed haya sido golpeado de nuevo en la cárcel. La vida de Saeed está amenazada continuamente, no sólo porque es un americano, sino también porque abandonó el islam y se convirtió al cristianismo.

Es hora de conseguir que Saeed sea liberado antes de que sea demasiado tarde”, dijo Naghmeh Abedini.

En mayo, Abedini estuvo de cumpleaños, el cumplió 35 cumpleaños, pero en la cárcel, donde ha pasado más de dos años y medio por su fe en Jesús. Fue arrestado en Irán en 2012 mientras trabajaba en un orfanato para los niños, y más tarde condenado a ocho años de prisión.

El pastor se ha enfrentado a una serie de palizas mientras ha estado en prisión, propinada por otros reclusos y hasta por los guardias. El ACLJ y Naghmeh Abedini han expresado su preocupación de que su condición empeore después de cada golpiza.

La semana pasada, Naghmeh habló ante el Congreso, pidiendo nuevas medidas que deben adoptarse para ayudar a liberar a su marido.

“Durante los últimos tres años, he tenido que ver a mis dos hijos, Rebekka (8 años de edad) y Jacob (7 años de edad), sufrir a diario, ya que han crecido sin un padre”, dijo Abedini.

“Hoy estoy aquí como una madre soltera que está tratando de ser fuerte por sus hijos, y como una esposa que humildemente admite, necesito tu ayuda. No puedo soportar ver los ojos anhelantes de mis hijos y una vez más explicarles por qué su papá todavía no está en casa”.

Christian Post informó que Naghmeh ha dicho que su pena de prisión se incrementará a menos que él niegue su fe cristiana, ella insiste en que su marido no lo va a hacer.