nav
Domingo 04 de Diciembre de 2016

Sociedad Bíblica de Malasia corre riesgo de ser perseguida por el gobierno

“El consejo ejecutivo de BSM, está alarmado de que el ROS recurra a tales prepotencia”, por lo que está en búsqueda de asesoramiento legal.

  • Persecuciones    
  • 29 jun 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

Mientras las tensiones religiosas aumentan en todo el país, la Sociedad Bíblica de Malasia –BSM, por sus siglas en inglés– podría estar enfrentando la intervención del gobierno después de recibir un aviso de que será investigada por funcionarios este martes 30 de junio.

Malaysia Chronicle, informó que un equipo de la Secretaría de la Sociedad (ROS por sus siglas en inglés) será enviado a la oficina de la Sociedad Bíblica en Selangor mañana martes.

Según el documento, las cuentas, la lista de miembros y las actas de las reuniones serán todas inspeccionados por lo que “el consejo ejecutivo de BSM, está alarmado de que el ROS recurra a tales prepotencia”, por lo que está en búsqueda de asesoramiento legal.

La Ley de Sociedades de 1966 establece que el ROS tiene permiso para buscar e inspeccionar cualquier organización sospechosa de ser utilizada “para los fines que sean perjudiciales para la paz pública, el bienestar, el buen orden o la moral en Malasia” y también puede confiscar los libros y cuentas, dijo bajo condición de anonimato, un funcionario al Malay Mail Online, de que no hay “nada sospechoso”, sobre la reunión de mañana.

“Cada mes se ejecutan dichas inspecciones a unos 10 ó 15 sociedades registradas bajo nosotros”, dijo.

Sin embargo, puede haber razones para preocuparse. El año pasado, el departamento de cumplimiento islámico de Selangor incautó 321 Biblias de la Sociedad Bíblica de Malasia porque contenían la palabra “Alá”. Los no musulmanes tienen prohibido referirse a Dios como “Alá” bajo la ley de Malasia y en enero The Herald en Malasia, un periódico católico, se le negó el permiso para contravenir la legislación, después de una larga batalla judicial.

La libertad religiosa está protegida por la Constitución Federal de Malasia, pero el Islam es reconocido como la religión del estado. En abril, los manifestantes musulmanes forzaron una iglesia en Kuala Lumpur a bajar una cruz, que fue considerada como la más reciente señal de la creciente tensión religiosa en el país.

Un partido islámico también está presionando a los legisladores a apoyar su movimiento para introducir un código penal islámico en el norte del estado de Kelantan que estipula la lapidación por adulterio y la amputación por robo. Malasia endureció su ley de sedición colonial a principios de este año. El gobierno tenía la intención de derogarla pero ahora dice que es esencial para mantener la armonía religiosa.

Los críticos acusan al gobierno de utilizar la ley para acabar con los políticos opositores políticos, periodistas, académicos y activistas.