Mueren seis personas tras ataque contra una iglesia evangélica en Nigeria

El atentado ocurrió a las 09:50 hora local del domingo 5 de julio, mientras se oficiaba un servicio religioso en la iglesia pentecostal Redimida de Dios, ubicada en el barrio de Jigawa de esa ciudad portuaria, capital económica del estado de Yobe.

  • Persecuciones    
  • 8 jul 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

ABUJA.- Al menos seis personas murieron cuando una atacante suicida del grupo extremista islámico Boko Haram detonó una bomba en una iglesia de Potiskum, ciudad ubicada en el noreste de Nigeria, indicó una fuente oficial.

Hassan Alhaji Muhammad, funcionario de la Cruz Roja, afirmó que el atentado ocurrió a las 09:50 hora local del domingo 5 de julio, mientras se oficiaba un servicio religioso en la iglesia pentecostal Redimida de Dios, ubicada en el barrio de Jigawa de esa ciudad portuaria, capital económica del estado de Yobe.

En el momento de la explosión numerosos feligreses se aproximaban al lugar por lo que el número de víctimas pudo ser mucho mayor. Entre los muertos se encuentra el pastor de esa congregación así como una madre con sus dos hijos, quienes rezaban junto a la suicida, agregó Alhaji.

En las últimas semanas Boko Haram incrementó su ola de atentados concentrados en diversas localidades del noreste nigeriano, principalmente en Maiduguri, la ciudad más populosa de la región y capital del estado de Borno, en la cual el clérigo musulmán Mohamed Yusuf fundó esa secta hace 13 años.

Nigeria, con casi 170 millones de habitantes, es el país más poblado de África y el segundo en cuanto a sus recursos, principalmente generados por su industria petrolera, como primer extractor de crudo en la región y octavo a nivel mundial.

Con más de 200 comunidades, es escenario de fricciones entre una mayoría musulmana radicada en el norte del país y los cristianos, predominantes en el sur.

Hasta febrero de 2015, Boko Haram ha llegado a controlar un vasto territorio de casi 30 mil kilómetros en el norte de Nigeria, principalmente en los estados de Borno, Adamawa y Yobe, pero a partir de esa fecha sufrieron costosas derrotas a manos de una fuerza multinacional, que logró desplazarlos de decenas de poblados y ciudades.

Fuente: Prensa Latina