Extinción del cristianismo en Irak puede ocurrir en 5 años, advierte misión

El cuadro dramático se pone de relieve en el informe “¿Perseguidos y Olvidados?”, que detalla el estado de los “cristianos oprimidos a causa de su fe

  • Persecuciones    
  • 15 oct 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

IRAK.- La situación de persecución religiosa que ocurre en Irak es tan intensa que la Fundación de Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN) estima que dentro de cinco años, las tradiciones cristianas en el país se extinguirán, si no hay una “ayuda de emergencia a nivel internacional”.

El cuadro dramático se pone de relieve en el informe “¿Perseguidos y Olvidados?”, que detalla el estado de los “cristianos oprimidos a causa de su fe”.

Con cifras para el período octubre de 2013 a julio de 2015, la investigación señala que en Irak, los cristianos se han reducido “a casi un millón en 2002-2003, pero luego pasaron a ser unos 700 mil en 2006 y ahora andan en menos 300 mil en la actualidad.

“La población cristiana ha sido objeto de una verdadera hemorragia en Irak, a una velocidad entre 60 y 100 mil por año”, dice el estudio, que señala que “estas estadísticas sugieren que, a menos que haya un cambio para mejorar, el cristianismo será totalmente extinguido en Irak dentro de cinco años”.

De acuerdo a la información del Diario Digital, AIN, es una organización misionera de la iglesia católica que depende directamente del Vaticano, que trabaja con el fin de “ayudar a los cristianos dondequiera que se encuentren perseguidos, refugiados o necesitados”.

El documento también señala que con el surgimiento de grupos extremistas musulmanes, como el Estado Islámico, por ejemplo, ha provocado “un enorme éxodo de cristianos de otras partes del Medio Oriente, como Siria, combinado con el aumento de las presiones sobre los fieles en Arabia Saudita e Irán” lo que significa “que la Iglesia está siendo silenciada y expulsada del corazón de su antigua región bíblica”.

La amenaza más grave, según el informe, ha sido el extremismo islámico en todo el mundo: “El aumento de los grupos islámicos militantes en Nigeria, Sudán, Kenia, Tanzania y en otros lugares de África está desestabilizando la presencia cristiana en el único continente que ha proporcionado hasta ahora la mejor esperanza de la Iglesia para el futuro”.