nav
Jueves 01 de Diciembre de 2016

Corea del Norte sentencia a pastor a cadena perpetua

Se vio obligado a confesar el delito de “subversión” al sistema comunista de Pyongyang.

  • Persecuciones    
  • 18 dic 2015   

¿Qué sientes con esta noticia?

COREA DEL NORTE.- El pastor Hyeon Soo Lim, de la Iglesia Presbiteriana de Corea de la Luz, en Toronto (Canadá), fue condenado a cadena perpetua en Corea del Norte y tendrá que realizar trabajos forzados de por vida.

Él fue uno de los misioneros extranjeros en poder del gobierno coreano, acusado de llevar a cabo “actividades subversivas”.

Corea del Norte es el país donde se encuentra la mayor persecución contra los cristianos, ya que esta nación los creyentes en Cristo son encarcelados, sufren tortura o la pena de muerte.

Lim nació en Corea del Sur y por servir en Canadá obtuvo su ciudadanía canadiense. La agencia oficial de noticias de Corea del Norte, KCNA, confirmó la decisión de la corte diciendo que el condenado se vio obligado a confesar el delito de conspiración.

“El acusado Lim, admitió todos los cargos en su contra, incluyendo difamación viciosa de nuestro sistema y nuestra dignidad suprema, así como conspirar para derrocar nuestro Estado”, cita la agencia.

Lim, ha estado detenido desde enero después de regresar de China. Su iglesia de Toronto estaba en Corea realizando misiones humanitarias.

El pastor había visitado el país varias veces, trabajando en orfanatos y asilo de ancianos.

En agosto, él fue obligado a entrar en la iglesia Pongsu de Pyongyang para confesar “sus crímenes” delante de la congregación. “Cometí el peor crimen de todos, insultar y difamar a la dignidad de la república”, dijo Lim en el video difundido por el gobierno.

El fiscal incluso pidió la pena de muerte para el pastor canadiense ante la Corte Suprema, alegando que el crimen del religioso merecía el castigo más severo. Pero el tribunal rechazó la recomendación.

La agencia KCNA utiliza el caso de Lim para amenazar a otros religiosos que tratan de evangelizar a la población del país. “El juicio demostró una vez más el destino miserable que le espera a la gente como Lim, los seguidores de los regímenes estadounidenses y surcoreanas, que constantemente traten de destruir nuestro sistema socialista y de difamar a la dignidad suprema de nuestra república sagrada”, dice la agencia.