nav
Viernes 01 de Julio de 2016

Pastor Saeed Abedini es recibido por su familia y Franklin Graham en EEUU

El pastor Saeed fue detenido por compartir su fe en septiembre de 2012. Él fue condenado en 2013 a ocho años de prisión. Su familia informaba que era golpeado y se le negaba tratamiento médico, mientras estuvo en la prisión iraní. Al momento de su detención, dirigía un orfanato en Irán, del cual conocía el Gobierno.

  • Persecuciones    
  • 22 ene 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE. UU. CAROLINA DEL NORTE.- El pastor Saeed Abedini llegó a los Estados Unidos ayer jueves, marcando un gran hito en la conclusión de sus tres años y medio de haber sido mantenido cautivo por el régimen islámico de Irán. Su esposa Naghmeh dio la última actualización del estado de su esposo, en su página de Facebook.

Naghmeh ha estado abierta sobre los problemas maritales que ella y Saeed han experimentado en los últimos años.

A raíz de eso y a la necesidad de que el pastor se recupere de años de trauma mental y físico en una prisión iraní, ella dijo que necesitan mucho tiempo para sanar.

“Por favor oren por nosotros, ya que vamos a pasar semanas o posiblemente meses de curación como una familia y recibiremos asesoramiento. Estoy agradecida con Franklin Graham por estar al lado de nuestra familia en este tiempo difícil que viene por delante”, dijo.

“Yo estoy creyendo en un milagro para nuestro matrimonio. Necesitamos sus oraciones más que nunca. El enemigo quiere traer división y destrucción. Por favor oren para que podamos sanar y avanzar unidos como una familia”, dijo Naghmeh.

Abedini llegó a Carolina del Norte, donde fue recibido por el evangelista Franklin Graham, sus padres y hermana.

Graham dijo que Abedini estará unos días en el Centro de Entrenamiento de Billy Graham en The Cove, Asheville, mientras se “aclimata y pasa tiempo con su familia”.

El pastor Saeed fue detenido por compartir su fe en septiembre de 2012. Él fue condenado en 2013 a ocho años de prisión. Su familia informaba que era golpeado y se le negaba tratamiento médico, mientras estuvo en la prisión iraní. Al momento de su detención, dirigía un orfanato en Irán, del cual conocía el Gobierno.

Fuente: Mundo Cristiano