Gobierno chino prohíbe a sus funcionarios seguir cualquier religión

Xi Jinping lanzó una campaña ideológica apuntando a cualquier actividad vista como valor “importado” y prácticas culturales extranjeras. Se refirió a la religión, en particular, como un medio por el cual “las fuerzas extranjeras hostiles” tratan de ejercer una influencia subversiva en China.

  • Persecuciones    
  • 18 feb 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

CHINA.- El Partido Comunista de China emitió nuevas directrices que prohíben a sus miembros seguir cualquier religión, incluso después de que se retiran del servicio oficial, de acuerdo con reportes de la prensa. El número de funcionarios jubilados del partido chino se ha incrementado significativamente en los últimos años, presentando una nueva serie de situaciones.

“Hemos visto una serie de nuevas cuestiones y problemas emergentes que tienen que ver con las perspectivas, las acciones y la gestión de los servicios vinculados a los funcionarios jubilados”, dice un comunicado del gobierno según publica Eurasia Review.

“Tenemos que responder y gestionar esos problemas. Hay una necesidad urgente de comprender con precisión la situación y las tendencias en general entre los funcionarios jubilados”, declara el comunicado estatal.

Informes de los medios locales chinos apuntan hacia el personal militar retirado siendo citados por funcionarios y activistas como parte de la población china que podría generar opinión pública a su favor y en contra del partido.

Xi Jinping también lanzó una campaña ideológica apuntando a cualquier actividad vista como valor “importado” y prácticas culturales extranjeras.

Se refirió a la religión, en particular, como un medio por el cual “las fuerzas extranjeras hostiles” tratan de ejercer una influencia subversiva en China.

Jianguo Zha, una demócrata activista con sede en Beijing dijo que el partido está reforzando su exigencia para que sus miembros sean ateos y contrarrestar un creciente número de creyentes religiosos dentro de sus propias filas, informa Eurasia Review.

Zha dijo que el número de iglesias subterráneas y casas iglesias es cada vez mayor y son vistas como una amenaza. “Si van a controlar esta amenaza fuera del partido, entonces ellos también tienen que controlar a sus propios miembros y funcionarios”.

Esta nueva iniciativa se produce justo después de una campaña de un mes por funcionarios de asuntos religiosos en la provincia oriental de Zhejiang para derribar las cruces públicas de las iglesias en la región que se conoce como la “Jerusalén de China” por su alta concentración de creyentes protestantes.

El profesor asociado Ying Fu Tsang, de la Universidad China de Hong Kong, dijo que el partido lleva a cabo un amplio estudio de las prácticas religiosas de todo el país, lo que ha producido algunos resultados preocupantes, según Eurasia Review.

“Encontraron un número de miembros del partido que sostienen creencias religiosas, o participan en actividades religiosas lo que es de gran preocupación”, afirmó Ying, quien dijo que las reuniones al estilo inquisición se han llevado a cabo con un registro de quienes son creyentes. “Entonces, les dijeron que no iban a ser castigados si renunciaban a su fe”.

Ying dijo que muchos de los 80 millones de miembros del Partido Comunista no tienen fe en su ideología política.

Original