nav
Miércoles 27 de Julio de 2016

Egipto acusa a iglesias cristianas de representar “amenazas a la seguridad”

El 1 de febrero, Tharwat Bukhit, un cristiano que es parte del Parlamento de Egipto, dijo que hay “alrededor de 50 iglesias en Egipto cerradas por razones de seguridad”.

  • Persecuciones    
  • 26 feb 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

EGIPTO.- Este año, Abdel Fattah Al-Sisi se convirtió en el primer presidente en la historia de Egipto al entrar en una iglesia cristiana durante la celebración de la Navidad. El visitó la Catedral de San Marcos, la iglesia principal de El Cairo, el pasado 7 de enero, fecha navideña en el calendario copto, el grupo cristiano más numeroso en el país.

En ese momento, el líder egipcio pidió perdón a los cristianos por la historia reciente de la persecución.

También se comprometió a reconstruir las docenas de iglesias e instituciones cristianas que fueron destruidas en los últimos años debido a ataques motivados por el extremismo religioso.

Incluso siendo musulmán, hizo un discurso contundente contra el radicalismo, que dice que “Dios nos creó diferentes, en religión, forma, color, idioma, costumbre y tradición”.

La noticia fue anunciada y celebrada por los medios de comunicación cristianos. Después de la Primavera Árabe, ocurrió un aumento de la violencia contra los cristianos. Al menos 65 iglesias, escuelas y monasterios fueron quemados, saqueados o destruidos, denunció Puertas Abiertas.

Sin embargo, el Instituto Gatestone que monitorea las acciones de grupos extremistas musulmanes reportó que en la práctica, las cosas no han cambiado en Egipto y difícilmente cambiarán.

Esta semana se cumplió primer aniversario de la decapitación de 21 cristianos egipcios por el Estado Islámico (EI) en Libia. Cuando el presidente Al-Sisi acordó construir una iglesia memorial en el pueblo de Al-Our – donde había 13 de los 21 que murieron en febrero del año 2015, hubo una protesta violenta de los radicales musulmanes.

Ellos anunciaron que nunca permitirían que una iglesia se construya allí. Ellos gritaban: “Egipto es islámico”. Para mostrar su fuerza, atacaron una iglesia copta con cócteles molotov y piedras.

Coches fueron incendiados, entre ellos uno que pertenecía a la familia de un cristiano decapitado por el Estado Islámico. Varias personas resultaron gravemente heridas. El gobierno egipcio no tomó ninguna acción.

El 1 de febrero, Tharwat Bukhit, un cristiano que es parte del Parlamento de Egipto, dijo que hay “alrededor de 50 iglesias en Egipto cerradas por razones de seguridad”.

El hecho es que cada vez que los cristianos tratan de restaurar, renovar o reconstruir una iglesia, son acusados de contrarrestar la ley islámica [Sharia]. Para los musulmanes vale más que la Constitución, que garantiza la libertad religiosa.

Cuando los musulmanes radicales arman revueltas, como ocurrió en Al-Our, para las autoridades locales (musulmanes) la única manera de evitar nuevos actos de violencia es prohibir que las iglesias cristianas funcionen, pues ellas presentan una “amenaza a la seguridad”.

Este tipo de situación se produce repetidamente en todo Egipto. El ejemplo más reciente fue en la ciudad de Swada donde una iglesia que estaba en construcción fue casi completamente destruida por un grupo de 400 musulmanes.

Después del ataque, la iglesia fue cerrada por los mismos funcionarios que habían concedido los permisos necesarios para su construcción. Todo en nombre de la “seguridad” provocó que unos 3.000 cristianos de la ciudad, cerca del 35% de la población, se quedaran sin un local para adorar a Dios.

Original