nav
Lunes 05 de Diciembre de 2016

Estudiante es expulsado por decir que homosexualidad es pecado

Félix dice no estar arrepentido y que la postura de la universidad infligió “tanto la libertad de religión y la libertad de expresión”. Él explicó que él está apelando la decisión y que los cristianos no deben tener miedo de mostrar públicamente sus convicciones.

  • Persecuciones    
  • 9 mar 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

INGLATERRA.- Natural DE Camerún, Félix Ngole, de 38 años de edad, vive en Inglaterra desde 2003, cuando recibió el asilo político. Desde entonces obtuvo dos diplomas universitarios y trabajó como profesor. Él es padre de cuatro hijos y estaba cursando el doctorado en la Universidad de Sheffield, para convertirse en un trabajador social.

Sin embargo, al expresar su opinión en contra del matrimonio gay en Facebook. Para su sorpresa, terminó siendo expulsado de la universidad después de la denuncia de los colegas homosexuales.

La dirección entiende que él “ofendió a algunos colegas”. Félix fue informado de que su posición afectaba “a su aptitud para la práctica del trabajo social” y tuvo que regresar su carné de estudiante.

La postura particular en la red social de Félix se relaciona con los comentarios de Kim Davis, una funcionaria en Kentucky, que finalmente fue detenida por negarse a emitir licencias de matrimonio a personas del mismo sexo en septiembre de 2015.

El Félix recordó que la práctica homosexual es contraria a la enseñanza de la Biblia, citando un verso de Levítico, que lo describe como una “abominación”.

Félix dice no estar arrepentido y que la postura de la universidad infligió “tanto la libertad de religión y la libertad de expresión”. Él explicó que él está apelando la decisión y que los cristianos no deben tener miedo de mostrar públicamente sus convicciones.

“La universidad insiste en que mi punto de vista es discriminatorio, pero estoy siendo discriminado por causa de mi expresión de fe”, dijo Félix al diario inglés Daily Mirror.

“Me pregunto si la universidad hubiera tomado algunas medidas si un estudiante musulmán que cree en la ley islámica, con su enseñanza sobre la mujer y la homosexualidad, y hubiera hecho lo mismo comentarios al respecto en su página de Facebook. Creo que no”, resaltó.

También él dice que se sometió a una audiencia disciplinaria donde se le dijo que había tomado decisiones que podían afectar su capacidad de trabajo como trabajador social. En su defensa, alegó que sus creencias sobre el matrimonio y la ética sexual reflejan la comprensión bíblica, compartida por millones en todo el mundo. Aun así, está impedido de continuar con su formación académica.

Andrea Williams, de la ONG Centro Legal Cristiano que está ayudando en la defensa del estudiante explica: “No hay evidencia de que las opiniones de Félix interfieren en su trabajo… Por desgracia, esto es más que un caso de cristianos siendo ‘castrados’ en el ámbito público, y sufriendo la censura por expresar sus puntos de vista”.

Original