Misioneros espantados por musulmanes están desaparecidos

Bibles for Middle East, que distribuye literatura cristiana en 17 países en esa región del mundo, llama a los cristianos a una campaña de oración por los misioneros desaparecidos y por sus familiares.

  • Persecuciones    
  • 28 jun 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

Tres misioneros que trabajan en la misión Bibles for Middle East [Biblias en el Oriente Medio] desaparecieron el 14 de junio. Stephan (32), Samuel (29) y James (30) son ex musulmanes que hacen el trabajo de evangelismo desde que aceptaron a Jesús como salvador.

Ellos fueron atacados brutalmente por un grupo de extremistas islámicos tras salir de un culto.

Fueron llevados al hospital con heridas graves, recibieron atención de emergencia, pero pidieron ser dados de alta dos días después. Según el pastor Paul Ciniraj, que dirige la misión, ellos afirmaban que estaban siendo vigilados en el lugar y no se sentían seguros.

Testigos informan que ellos tomaron un taxi en la puerta del hospital. Uno de ellos llamó y dijo llegarían a casa dentro de 45 minutos. Desde entonces, ya no fueron más vistos. Se cree que han sido secuestrados y que el taxista puede tener vínculos con el grupo que los atacó antes.

Bibles for Middle East, que distribuye literatura cristiana en 17 países en esa región del mundo, llama a los cristianos a una campaña de oración por los misioneros desaparecidos y por sus familiares.

Por razones de seguridad, no se dará a conocer el país donde ocurrió.

Hace tres meses, una voluntaria que cooperó con el trabajo de la misión en Libia fue secuestrada por los terroristas. Hasta el momento no hay noticias sobre lo que le pasó.

El caso de los tres misioneros llama la atención por las dificultades que enfrentan aquellos que abandonan el islam. Stephan, Samuel y James no son sus nombres reales. Fueron adoptados por ellos después de la conversión. La práctica es adoptada por algunos que se convierten en naciones donde el nombre que recibe la persona está estrechamente relacionado con su religión.

El 10 de junio, la iglesia en la que ellos cooperaban, realizó el bautismo de 12 nuevos creyentes. Todos eran de familias musulmanas y estaban sufriendo amenazas.  Es probable que el secuestro sea algún tipo de represalia.

Los tres misioneros volvían a casa después de un culto de oración. En el camino, se encontraron con una persona y comenzaron a hablar con ella acerca de Jesucristo, leyéndoles versículos de la Biblia.

Cuando los misioneros estaban haciendo esto, unos musulmanes vieron lo que estaban haciendo y empezaron a atacarlos con barras de hierro. Además de romperles y tirarles la Biblia, gritaron que iban a matarlos, si no se detenían de hablar de su fe. Es probable, que estos mismos hombres planearon el secuestro.