nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Mujeres de milicias cristianas prometen enviar a yihadistas “al infierno”

La mujer explica que es una creencia común de los yihadistas islámicos que, si mueren por manos de una mujer, no van a ir al paraíso prometido por el Corán, sino que serán condenados por Dios.

  • Persecuciones    
  • 7 jul 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

LÍBANO. – Las mujeres cristianas en un pueblo del Líbano están tomando las armas, con la promesa de proteger sus hogares y amenazando con enviar a los yihadistas “directamente al infierno”.

Un día después que terroristas islámicos mataron e hirieron a decenas de otros en la aldea cristiana de Qaa, se observaron mujeres en la ciudad patrullando las calles armadas con fusiles. A diferencia de otros lugares donde las personas dejaron sus hogares por miedo a los ataques de extremistas, los residentes de esta pequeña ciudad cerca de la frontera con Siria, no se inclinan.

En una entrevista con la ONG Demand For Action, una residente que pidió no ser identificada que lucha por los derechos humanos de los cristianos asirios, caldeos y sirios, reconoció que están en riesgo de sufrir nuevos ataques. Sin embargo, envió un mensaje a los soldados del Estado Islámico y otros grupos terroristas: “No vamos a permitir que el Líbano se convierta en un nuevo Irak. No vamos a huir. Tenemos armas y estamos listas para protegernos”.

La mujer explica que es una creencia común de los yihadistas islámicos que, si mueren por manos de una mujer, no van a ir al paraíso prometido por el Corán, sino que serán condenados por Dios.

“Los vamos a enviar a ellos directamente al infierno”, dice

Habib Afram, presidente de la Liga del Líbano y un conocido defensor de los cristianos en el Medio Oriente, dijo a Christian Post que la decisión a tomar las armas no sólo fue de las mujeres. Todos los residentes de Qaa expresaron su deseo de defenderse a sí mismo y, por lo tanto, estaban tomando las armas.

Afram, ha hecho hincapié en que la mayoría de la población del Líbano ya tienen armas en casa y han formado milicias cristianas que en parte del mundo no es una novedad.

Para él, se trata de una situación extrema que no dejó muchas opciones. “Hay un gran temor en la minoría cristiana, por causa de lo que hemos visto suceder en el Oriente Medio. Somos el eslabón más débil de esta parte del mundo donde hay una gran lucha contra los fuertes grupos musulmanes”, explica.