Más de 100 pastores son detenidos y están en riesgo de muerte

Al menos 108 pastores están actualmente en prisión por negarse a registrar o asociar sus iglesias al nombre ya reconocido por el gobierno.

  • Persecuciones    
  • 28 jul 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

VIETNAM-. Docenas de pastores vietnamitas que se negaron a cumplir las órdenes del gobierno para registrar sus iglesias domesticas junto a una única denominación – aprobada oficialmente por el gobierno – fueron detenidos y están en riesgo de ser envenenados.

De acuerdo con un informe de ‘Christian Aid Mission’, al menos 108 pastores están actualmente en prisión por negarse a registrar o asociar sus iglesias al nombre ya reconocido por el gobierno, a pesar de la presión de las autoridades locales.

Las iglesias reguladas por el gobierno no están autorizadas a celebrar reuniones en grupos más pequeños. Las clases de escuela dominical no se les permite a los niños o adultos, o reuniones de grupos de jóvenes y otras reuniones, sólo el culto de la congregación, que se reúne cada iglesia en el templo.

Además, también están prohibidos los momentos de culto como la Santa Cena y la entrega de los diezmos y ofrendas. Policías encubiertos aseguran que nadie diga nada en contra, no se permite el comunismo y el liderazgo plural. El gobierno acepta que sólo se identifique un líder para cada congregación. A los niños también se les prohíbe aprender acerca de Jesucristo, excepto en la intimidad de sus hogares.

“El gobierno quiere implicar a todas las iglesias de esa denominación para limitar su crecimiento y tener más control”, dice un líder cristiano, conocido como ‘Su’. “Si los pastores se niegan a firmar un papel diciendo que se unirán y que sus reuniones privadas no van a ocurrir, pueden ser detenidos e incluso golpeados”.

En la provincia de Lai Gia, autoridades obligaron a 20 iglesias no registradas – total de 12.000 cristianos – a unirse al nombre ya autorizado y reunirse en un lugar que sólo tiene 1.600 personas, según informes de Su. En lugar de arrestar a los que resistieron, las autoridades provinciales les impusieron multas.

“En la última Pascua, cada iglesia que se negó a participar en las congregaciones de la única denominación registrada, recibieron una multa de 60 dólares”, dijo. Una cantidad equivalente a más de la mitad de la renta media mensual de muchos pueblos indígenas de las montañas.

“En la cárcel, los pastores están sujetos a la tortura y duras condiciones. El incumplimiento de todas las órdenes y regulaciones puede llevarlos hasta la muerte”, dijo Su, quien casi muere cuando pasó un total de siete años y dos meses en prisión entre 1975 y 1985.

“Si no se siguen estrictamente las reglas, pueden poner veneno en su comida”, dijo. “Luego de tomar un poco, y si siente algo o ganas de vomitar, es mejor que deje de comer. Algunas personas han muerto [envenenadas]”.

Los cristianos se reúnen clandestinamente en cuevas, evitando la supervisión del Partido Comunista de Vietnam.