nav
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Cristianos realizan cultos secretos en un taxi tras persecución

Después de ser prohibido mantener su iglesia abierta en Bután, un líder cristiano decidió abrir las puertas de su taxi para celebrar reuniones secretas con otros creyentes.

  • Persecuciones    
  • 26 ago 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

BUTÁN, ASIA. – Para los que están fuera, es común ver la escena de un taxista de abrir las puertas a sus pasajeros. Sin embargo, en uno de los taxis de Bután, los cristianos encuentran la oportunidad para adorar a Dios de una manera secreta.

El taxi está bajo el mando de Jeremiah, un líder cristiano que tuvo que cambiar su nombre por razones de seguridad. Otro líder, Mesaque, y Tenzin, colaboradores de Puertas Abiertas también modificaron sus nombres para ser parte de los cultos taxi.

Luego para encontrarse a sí mismos, se saludan unos a otros con las palabras “Jai Mashi”, que para los butaneses significa “la gracia de Dios sea con ustedes”. En seguida oran y comparten la Palabra de Dios con los demás.

En una de las reuniones, el colaborador de Puertas Abiertas dice que Jeremiah que había recibido la citación de la policía. En ella, el gobierno pidió al líder que cerrara su iglesia y trasladase a otro lugar con el fin de evitar conflictos.

Mesaque cuenta que esta es la primera vez, que ve al gobierno pedir en una carta formal a una iglesia que se mueva. Tenzin comentó que para que haya la emisión de un documento del gobierno, debe ser realmente muy importante.

Unos días antes, es decier el pasado domingo 7 de agosto, quince policías fueron a la iglesia, en el momento del culto. “Ellos vinieron a golpear las puertas y gritar ‘usted no tiene permiso para estar aquí’. Hasta ahora hemos recibido esta carta del gobierno”, dijo Jeremiah.

“Le pregunté a la policía que nos diera unos días más, así que tuvimos tiempo para empacar nuestras pertenencias y movernos con calma. Pero exigieron la evacuación inmediata, por lo que tuvimos que salir”, dijo Jeremiah.

Mesaque añade que cuando los propietarios del terreno que alquilaban a la congregación se dieron cuenta que la propiedad había sido arrendada a una iglesia, se aumentó la renta. “A ellos se les estaba pagando 11.500 Ngultrum butanés (170 dólares), y el valor se elevó a 7.715 dólares”.

“Esta región ha experimentado una creciente presión persecución contra los cristianos, no de violencia física, pero estamos siendo presionados por todos lados”, se lamenta Mesaque.

Jeremiah lamenta la persecución, pero no va a renunciar a las reuniones por eso está utilizando su taxi. “Estoy triste por nosotros los cristianos. No tenemos un lugar para reunirnos juntos como el cuerpo de Cristo”, dijo. “No voy a dejar que el gobierno nos haga sentir derrotados, quiero seguir con el trabajo de la iglesia”.

El cristianismo en Bután

Las iglesias butanesas no están registradas oficialmente en el país. Las reuniones y trabajos evangelísticos por lo general se llevan a cabo en los hogares de los creyentes que adoran en silencio para no llamar la atención del vecindario.

La nación ocupa el lugar número 38 en la actual Clasificación de Persecución Religiosa, desarrollado por Puertas Abiertas. La Constitución permite la presencia de otras religiones en Bután, el budismo permanece unida a la identidad nacional y tiene prioridad en la agenda del gobierno.

“La nación es básicamente pacífica y nosotros no hemos sido perseguidos violentamente, pero hay varias restricciones y están aumentando en últimos tiempos”, dijo Tenzin, que es también un experto en la cultura de su país.