Niñas alababan a Dios tras ser liberadas de su cautiverio

“¡Alabado sea el Señor! ¡Estamos agradecidas!”, exclamó Helen Musa, una de las 21. “Nunca pensé que vería el día, pero con la ayuda de Dios conseguimos salir de la esclavitud”.

  • Persecuciones    
  • 21 oct 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

NIGERIA, AFRICA. – Una dulce alegría de libertad llenó los corazones de las 21 estudiantes de Chibok las cuales fueron liberadas de su cautividad. Ellas habían sido secuestradas por el grupo terrorista Boko Haram en Nigeria. Sin embargo, el camino aún es muy largo, las negociaciones han estado delicadas pues todavía falta que se libere al resto de las 275 niñas que fueron secuestrados en 2014.

“¡Alabado sea el Señor! ¡Estamos agradecidas!”, exclamó Helen Musa, una de las 21.

“Nunca pensé que vería el día, pero con la ayuda de Dios conseguimos salir de la esclavitud”.

Más de dos años han pasado desde que 275 estudiantes fueron secuestradas de sus dormitorios en Chibok en el noreste de Nigeria. Su desaparición generó titulares en todo el mundo y ha generado una ola de protestas en las redes sociales con el hashtag #bringbackourgirls.

Casi todas las niñas secuestradas son cristianas. Durante su cautiverio, vivían en chozas de paja y se vieron obligados a convertirse al islam. Al principio, su comida consistió en arroz y maíz. Cuando la comida comenzó a escasear, algunos de ellas murieron.

A su regreso, se reunieron con sus familias e hicieron una fiesta de acción de gracias a Dios por su libertad.

“Me sentí como el día en que nací”, dijo Ruth Markus, madre de Saratu Markus, una de las niñas liberadas. “Yo danzaba, danzaba y danzaba”.

Algunos padres viajaron durante días para volver a reencontrar a sus hijas y asistir a la reunión. “Estamos emocionados de que ustedes estén aquí”, dijo a las chicas el vicepresidente, Yemi Osinbajo. “Todos estamos contentos de que Dios preservó sus vidas y las trajo de vuelta”.

Mientras que muchas de las chicas estaban débiles físicamente, nada les impidió saltar y danzar libremente en la presencia de Dios.