No hay más iglesias en Afganistán, pero cristianismo sigue de pie

El país es uno de los que más persiguen a los cristianos en el mundo.

  • Persecuciones    
  • 20 oct 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

Nínro Ruíz Peña

AFGANISTÁN. – Afganistán es una de los países más intolerantes. De acuerdo con Puertas Abiertas, ocupa la cuarta posición de los que más persiguen cristianos a nivel mundial. Desde la invasión liderada por Estados Unidos en 2003, Afganistán es un escenario de guerra. Tierra de los radiales talibanes y Al Qaeda, como todas las manifestaciones religiosas están prohibidas. En marzo de 2010, la última iglesia que quedaba en pie en suelo afgano fue destruida, sin embargo, la pequeña comunidad cristiana persiste en el país.

La conversión del islam a otra religión es apostasía castigada con la muerte para los hombres y cadena perpetua para las mujeres. El último informe sobre Libertad Religiosa Internacional del Departamento de Estado de Estados Unidos, indica que los hindúes, sikhs, bahais y cristianos juntos representan sólo el 0,3% de la población de 32,6 millones. Curiosamente, existe un único judío en todo el país. Su nombre es Zablon Simintov. Él es un hombre de negocios cuya esposa e hija viven en Israel.

Por medio de leyes afganas, quien abandona el islam está en peligro de tener su matrimonio anulado, sufrir el rechazo de las familias y las comunidades, la pérdida del empleo, además de ser asesinado por extremistas.

El radicalismo hizo que el año pasado continuasen ocurriendo los asesinatos y decapitaciones de las minorías incluyendo a los musulmanes chiítas que defiende el gobierno. La mayoría de las fuerzas militares internacionales se han retirado de Afganistán, lo que permite a los talibanes volver a dominar el país. Debido a esto, más de 11.000 civiles murieron en 2015.

Puertas Abiertas ha estado pidiendo oración por el resto de la comunidad cristiana que aún persiste en el país. “No hay una iglesia visible en Afganistán, todos los creyentes afganos viven su fe en secreto”, dice un reciente informe de la misión.

Explican que la mayoría de los cristianos eran musulmanes, pero se han convertido al cristianismo mientras vivían en el extranjero. Recientemente, tres misioneros cristianos sudafricanos fueron asesinados por radicales dentro de su casa.