nav
Jueves 20 de Julio de 2017

Miles de casas de cristianos son quemadas en Irak

“Hay que prepararse para un largo período de reconstrucción. Sin embargo, creo firmemente que este es un país cristiano, y voy a trabajar duro para ayudar a los cristianos a volver a este lugar, si Dios quiere, a vivir aquí en paz”, dice.

  • Persecuciones    
  • 21 dic 2016   

¿Qué sientes con esta noticia?

IRAK. – Después de más de dos años de ocupación, el Estado Islámico dejó un legado triste para los cristianos iraquíes. Además de haber perseguido y matado a una gran cantidad de personas que se negaron a abandonar su fe en Jesús, cuando comenzaron a retirarse desde mediados de noviembre, el grupo terrorista comenzó a incendiar miles de casas de cristianos en pueblos dominados por ellos en la llanura de Nínive.

Con esto, la mayoría de las casas se volvieron inhabitables, por lo tanto, la mayor parte de los cristianos que viven allí ya no son capaces de volver a casa.

De acuerdo con el informe del World Watch Monitor, en las últimas semanas, los líderes religiosos y equipos de voluntarios mapearon el grado de devastación de estos pueblos cristianos. Los resultados son cada vez más desalentadores.

En los lugares donde había una mayoría de cristianos, como Bartella, Qaraqosh y Karamles alrededor del 80% de las viviendas quedaron completamente destruidas después de los bombardeos y los incendios provocados por soldados del EI.

Un voluntario dice que “la mayoría de las casas, todas las cosas fueron quemadas, excepto las cocinas, lo que indica que estaban siendo utilizadas por los terroristas.

“Está claro que es una estrategia organizada”, dice uno de los voluntarios que están en Qaraqosh.

El hermano Thabet, uno de los líderes religiosos del pueblo de Karamles dice que es evidente que los terroristas dirigieron el fuego a las casas de los cristianos. En algunos casos, los incendios comenzaron horas antes de que los yihadistas fueran expulsados ​​de la zona por las fuerzas aliadas.

Él relata que la devastación causó más daño que físico. “La gente tiene la sensación de que su historia ha sido borrada”, dice él.

Aun así, Thabet dice que algunos hombres han regresado y están ansiosos por reconstruir su pueblo. Los voluntarios están ayudando a limpiar y recuperar los objetos de su iglesia. misiones evangélicas están ofreciendo apoyo y dinero.

“Hay que prepararse para un largo período de reconstrucción. Sin embargo, creo firmemente que este es un país cristiano, y voy a trabajar duro para ayudar a los cristianos a volver a este lugar, si Dios quiere, a vivir aquí en paz”, dice.

El reto es inmenso. “No hay electricidad, no hay agua, no hay nada. ¿Usted sabe lo difícil que es empezar la limpieza sin agua disponible? Este proceso tomará más tiempo de lo que pensamos”, dice Thabet quien apeló: “La comunidad internacional tiene que ofrecer una solución para los cristianos aquí”.