nav
Viernes 18 de Agosto de 2017

Pastor deportado después de promover evangelismo en Sudán

Nacido en el sur de Sudán, el pastor Koat Akot fue deportado del país vecino (Sudán), después de abrir tres iglesias y evangelizar entre las ciudades de Jartum y Omdurman.

  • Persecuciones    
  • 20 ene 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

Un pastor cristiano fue deportado de Sudán el mes pasado, a causa de sus “actividades evangelísticas y de su iglesia”, según el mismo informó.

El pastor Koat Akot, es de Sudán del Sur y líder de la Iglesia Pentecostal de Sudán, según informa la agencia ‘Morning Star News’, el 6 de diciembre, se le dijo que debía abandonar el país en 72 horas.

Akot ayudó a establecer tres nuevas iglesias entre las ciudades de Jartum y Omdurman, con un total de más de 700 miembros.

Él también fue detenido el 18 de noviembre por el Servicio Nacional de Inteligencia y Seguridad de Sudán (NISS) y fue informado que tendría que presentarse en las oficinas oficiales diariamente, durante tres semanas.

Él fue acusado de trabajar para ONG extranjeras, una acusación que él niega ser cierta. Tuvo que abandonar Sudán bajo la presión de los funcionarios, el 9 de diciembre.

Sudán ha sido clasificado este mes (enero) en el quinto lugar en el ranking de países con persecución religiosa más intensa en la lista anual de Puertas Abiertas. El año pasado el país también tuvo un aumento dramático en los casos de intolerancia contra los cristianos.

Desde 1999, el Departamento de Estado de Estados Unidos ha designado a Sudán como un “país de especial preocupación”, debido a las violaciones de libertad religiosa en curso, incluyendo el maltrato que reciben los cristianos.

Una de las principales causas en curso en el país es el arresto de cuatro hombres cristianos que fueron detenidos en 2015 por cargos de espías para organizaciones extranjeras.

Los cargos incluyen “hacer la guerra contra el Estado”, “incitar al odio entre las clases”, “difundir noticias falsas”, “espionaje” y “complicidad en acuerdos criminales”. Los demandados son acusados ​​específicamente por la “fabricación” de videos denunciando el genocidio de los cristianos en la zona donde se están “matando a civiles y quemando aldeas”.

Kuwa Shamal, que es pastor de una iglesia local, fue uno de los cuatro hombres y fue puesto en libertad después de una audiencia a principios de este mes. Los otros tres, un colega pastor, un misionero y un estudiante cristiano, todavía están en riesgo de ser condenados a muerte o a cadena perpetua.