nav
Jueves 27 de Julio de 2017

Milicia islámica decapita a cristianos en Filipinas

Abu Sayaff actualmente mantiene secuestrados al menos a 19 extranjeros

  • Persecuciones    
  • 28 feb 2017   

¿Qué sientes con esta noticia?

FILIPINAS. – La milicia yihadista Abu Sayyaf decapitó al alemán Jurgen Kantner, de 70 años, que fue secuestrado por ellos en noviembre del año pasado. En un video difundido por los terroristas, argumentan que se había terminado el plazo para el pago del rescate. Ellos exigían 30 millones de pesos filipinos (600 mil dólares) al final de la mañana del domingo.

Cuando Kantner fue capturado, los yihadistas mataron a tiros a su esposa, Sabine Merz.

El cuerpo fue encontrado por las autoridades filipinas el 7 de noviembre en el barco donde la pareja viajaba.

Ronald “Bato” Rose, director de la Policía Nacional, dijo en rueda de prensa que la ejecución tuvo lugar en la provincia de Zamboanga. “Aún tenemos que encontrar el cuerpo, pero la muerte está confirmada”, lamentó.

Llama la atención el hecho que, en el video, el alemán esta vestido de ropa anaranjada, cuando iba a ser degollado por un hombre armado con un cuchillo largo y con el rostro cubierto por una máscara negra. El modus operandi es muy similar a la realización de vídeos publicados en los últimos años por el Estado Islámico, a quien Abu Sayyaf juró lealtad.

Banderas del EI también se pueden ver en las imágenes.

Abu Sayyaf, que significa “Portador de la Espada” viene secuestrando extranjeros y cristianos durante décadas por la implantación de la sharia en el sur de Filipinas. Actúan en las aguas que dividen a Filipinas de Malasia. Actualmente mantienen como rehenes al menos a 19 extranjeros y siete filipinos, explica el portavoz del Ejército, el general Restituto Padilla.

Fundado en la década de 1990 por extremistas yihadistas vinculados a al-Qaeda, estos terroristas suelen matar a las víctimas cuando sus demandas no se cumplen. Ellos son responsables del mayor ataque en el país, cuando volaron un transbordador en la bahía de Manila en 2004, matando a 116 personas.