nav
Miércoles 17 de Enero de 2018

Cristiana es obligada a quemar biblias para no ser encarcelada

Hee Young y su familia fueron obligadas a mudarse a una aldea aislada para personas de clases más bajas, por ser cristianos.

  • Persecuciones    
  • 10 ene 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

COREA DEL NORTE.- Hee Young es una joven de Corea del Norte. Así como cualquier estudiante ella iba de casa a la escuela y volvía al final de las clases. Al llegar a casa, siempre era recibida por su padre al golpear la puerta. Pero hubo un día en que quien abrió la puerta fue su madre. Este fue el último día que vio a su padre.

Al entrar en casa, Hee vio ropas, vasos y libros repartidos por el suelo. Su madre tenía ojos rojos e hinchados.

Su boca tuvo dificultades para abrir y decir: “La Agencia de Seguridad Nacional vino, echó la casa y halló una de las biblias … y tu padre fue arrestado”.

La niña Hee ni tuvo la oportunidad de dar un último adiós a su padre. Ella y su familia nunca más han tenido noticias sobre él, que probablemente fue muerto o enviado a un campo de trabajos forzados para prisioneros políticos.

La abuela de Hee logró reunir sus fuerzas para decir algo a la nieta y a la hija, pues ya estaba cerca de morir: “Ellos van a volver y van encontrar las otras biblias. No podemos correr el riesgo, tenemos que quemarlas”. Entendiendo el mensaje, la madre de Hee Young encendió la estufa y con lágrimas en los ojos rasgó cada página de las biblias y las quemó.

Para confortar a las dos, la abuela dijo: “Podemos quemar las biblias pero permanezcamos fieles a nuestra fe en Dios”. Curiosos, los habitantes de la aldea observaron si todavía estaban allí cada vez que pasaban por la casa. Ellos querían que la familia entera fuera expulsada de la región.

La vida de Hee Young cambió drásticamente. Siempre que oía un ruido de un vehículo durante la madrugada, ella se atrevía a ver si oía ruido de pisadas en la dirección de su casa. Ellas vivieron en esa incertidumbre por tres años, hasta que se vieron obligadas a mudarse a una aldea aislada para personas de las clases más bajas.

A pesar de la pena, ella todavía considera que era mejor que ir a la cárcel. Años después, Hee Young logró huir a Corea del Sur a través de China. A diferencia de muchos otros, ella sobrevivió para contar la historia. De acuerdo con fuentes de las Puertas Abiertas en Corea del Norte, la historia de Hee Young no es una excepción, pues cada año muchos cristianos son descubiertos y castigados a causa de su fe.

[ Fuente: Puertas Abiertas  ]