nav
Martes 19 de Junio de 2018

Trump envía 55 millones de dólares para ayudar a los cristianos perseguidos

La opción del gobierno es trabajar con ONGs y no esperar a la ONU

  • Persecuciones    
  • 16 ene 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

EE.UU.- En octubre de 2017, el vicepresidente de EEUU Mike Pence anunció que la administración Trump estaba cambiando su política de ayuda a naciones extranjeras y dejaría de esperar que la ONU gestionara sus donaciones.

Ahora, el gobierno de Estados Unidos ha anunciado que dará una ayuda directa a los cristianos perseguidos en Irak, que se esfuerzan por reconstruir sus vidas, después de que las planicies de Nínive quedaran libres del Estado Islámico.

En el pasado, la ONU reconoció el genocidio de yazidis en la región, pero se negó a hacer lo mismo con los cristianos. A pesar de prometer ayuda, nunca llegó. La Casa Blanca también anunció que está aceptando propuestas de organizaciones privadas en Irak para recibir asistencia directa del gobierno estadounidense para reconstruir casas, y restauración de los servicios que proveen agua, electricidad, alcantarillado, salud y educación.

La Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID en sus siglas), órgano oficial del gobierno de Estados Unidos, donó 55 millones de dólares para el Programa de Desarrollo de las Naciones Unidas para la Estabilización en Irak, que “atiende a las necesidades de las minorías religiosas y étnicas vulnerables “.

El presupuesto forma parte de un repaso de 75 millones para la ONU, que tendrá que rendir cuentas de cómo se aplicará el dinero.

La decisión muestra la disposición de los Estados Unidos de garantizar que los fondos para las minorías religiosas se gasten de forma eficaz. La mayor parte del presupuesto de la ONU es investido con la agencia que cuida a los refugiados islámicos.

Clamor por ayuda

Después de que él fue declarado el presidente de Estados Unidos, incluso antes de asumir el cargo, Donald Trump comenzó a escuchar las solicitudes de ayuda directa de los líderes cristianos iraquíes .

Mike Pence, un evangélico comprometido, aseguró varias veces que el gobierno era consciente de lo que ocurría en las regiones dominadas por los yihadistas, donde los cristianos eran perseguidos y ejecutados simplemente a causa de su fe.

Por regla general, la queja era cómo los miembros de las minorías religiosas de Oriente Medio eran ignorados por los programas de asistencia de las Naciones Unidas. Según Pence, los habitantes de las Llanuras de Nínive tuvieron “menos del 2% de sus necesidades contempladas” y la gran mayoría de los cristianos y yazidis permanecían en refugios temporales.

La experta en derechos humanos Nina Shea, que ya escribió libros sobre la persecución de los cristianos, dijo que, incluso con supervisión, la decisión del gobierno Trump en entregar fondos a la ONU es temeraria: “Los programas de apoyo de la ONU siempre han sido mal administrados, no son transparentes y deliberadamente minimizaron el impacto del genocidio de las minorías cristianas y yazidis en los últimos años.

El consejero de la USAID Tom Staal afirmó que, además de un control más rígido de las operaciones de la ONU en la región, el gabinete de Trump permitirá que las ONG que trabajan en la región soliciten recibir ayuda financiera para ayudar a reconstruir las comunidades religiosas minoritarias, trabajo completamente independiente de las Naciones Unidas.

Fox News informó que las nuevas condiciones de trabajo de la USAID con la ONU fueron negociadas por la embajadora de Estados Unidos ante la ONU Nikki Haley, una evangélica comprometido que siempre defendió la libertad religiosa.

[ Fuente: Christian Post ]