nav
Jueves 21 de Junio de 2018

Tras ser demolida iglesia pastor dice: “No vamos a dejar de alabar a Dios”

Musulmán falsificó documentos para adueñarse del terreno de la iglesia

  • Persecuciones    
  • 15 feb 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

SUDÁN.- Autoridades en Sudán demolieron el templo de una iglesia evangélica en el norte de la capital de Jartum este domingo (11). Los 64 miembros de la Iglesia Presbiteriana de Al Haj Yousif relatan que los policías acompañaron a los hombres que dirigían tres camiones y una excavadora y derribaron el edificio sin previo aviso.

La demolición comenzó algunas horas después del culto. “Ellos sacaron todo de la iglesia”, lamenta el pastor.

Yahia Abdelrahim Nalu, que preside la Iglesia Presbiteriana de Sudán, confirmó la demolición. “¡Estas acciones no nos impedirán orar y alabar a Dios!”, afirmó a Morning Star News. “Dios es el Todopoderoso”, recordó, añadiendo que ellos realizarán el culto en otro lugar el próximo domingo.

Este incidente generó más indignación entre los cristianos en Sudán, que viene sufriendo ataques constantes del gobierno islámico, mostrando que es creciente su odio a los cristianos. En su campaña para liberar al país del cristianismo, Sudán demolió al menos 25 iglesias en los últimos meses, alegando que fueron construidas de manera irregular.

En el caso de la Iglesia Presbiteriana de Al Haj Yousif, sus líderes relatan que algunos musulmanes afirman ser los dueños del terreno presentando documentos y simulando una compra en 1989.

Un juez el año pasado les validó estos falsos documentos el año pasado.

Los policías vinieron para evitar posibles enfrentamientos. Ellos entraron en la iglesia y confiscaron sillas, mesas y biblias antes de la demolición. Este es el segundo caso similar este mes. El 5 de febrero, un tribunal multó a siete cristianos por defender la propiedad de la iglesia.

El ministro sudanés de Orientación y Donaciones anunció en abril de 2013 que no se permitiría la construcción de nuevas iglesias en Sudán. Desde la separación de Sudán del Sur en 2011, el gobierno expulsó a todos los misioneros cristianos extranjeros y comenzó la expropiación de propiedades pertenecientes a iglesias, como escuelas y templos. También cerraron librerías cristianas.

Debido a su tratamiento duro contra los cristianos y otras violaciones de los derechos humanos, Sudán ocupa actualmente el cuarto lugar en el ranking de persecución elaborado por la misión Puertas Abiertas.

[ Fuente: Morning Star News ]