nav
Sábado 21 de Abril de 2018

“Crecimiento de evangélicos irrita el gobierno de Cuba”, dice pastor

Gobierno de Raúl Castro intensificó persecución a los cristianos

  • Persecuciones    
  • 19 mar 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

CUBA.- “El crecimiento continuo de las iglesias evangélicas irrita al gobierno”, asegura el pastor cubano Mario Félix Lleonart. Varios líderes evangélicos han sido interrogados y arrestados en los últimos meses.

El caso de mayor destaque es el de Leonardo Rodríguez Alonso, activista de la libertad religiosa en Cuba, fue detenido arbitrariamente el 28 de febrero, cuando iba a su casa.  Quedó preso algunos días, sin haber recibido un juicio.

Él es uno de los coordinadores regionales del Instituto Patmos, organización independiente que promueve la libertad de religión y creencia para todos los cubanos.

Rodríguez ya había sido detenido por la Unidad de la Policía Revolucionaria Nacional de la ciudad de Santa Clara en varias otras ocasiones en el pasado. Según Lleonart. “Las prisiones del hermano Leonardo y otras formas de acoso se han multiplicado desde el año pasado. El Instituto Patmos presentó un informe sobre la libertad religiosa en la isla en los últimos cuatro años al Consejo de Derechos Humanos de la ONU para ser leído en la Revisión Periódica Universal de Cuba que se celebrará en mayo próximo en Ginebra”, explicó.

El informe “fue recibido y aceptado”, y ese fue el motivo para la detención de Leonardo. El gobierno comunista no le permitirá viajar a Ginebra para presentarlo. Sin embargo, el pastor no desistirá. “El sistema político cubano necesita una sociedad civil tan débil como sea posible para gobernar a su voluntad”, lamenta.

El año pasado, algunos de los principales líderes evangélicos del país se unieron en la campaña “Poder para Transformar”, realizada en la capital La Habana. Ellos fueron interrogados por la Policía Revolucionaria, también conocida como la policía política de Cuba. Las autoridades intentaron impedir que las iglesias evangélicas trabajasen juntas. El gobierno insiste en que cada denominación debe realizar sus actividades por separado.

Marxismo ateísta

La isla es gobernada según el régimen marxista ateo desde que Fidel Castro tomó el poder a la fuerza en 1959. Murió en noviembre de 2016, pero la represión no disminuyó. Aunque durante los últimos años del gobierno de Obama han mostrado algunas señales de cambio, con pequeñas reformas económicas y políticas, Raúl Castro permaneció gobernando con mano de hierro.

De acuerdo con la ONG Christian Solidarity International, los cristianos cubanos enfrentan constante vigilancia de agentes del gobierno. En 2017, un informe de la ONG reportó 325 violaciones de libertad de religión o creencia en el país. El Partido Comunista de Cuba posee una Oficina de Asuntos Religiosos, que “supervisa” los cultos. Se prohíben encuentros al aire libre y cruzadas. Sin embargo, muchas iglesias los realizan.

“Estamos profundamente preocupados por el creciente número y la gravedad de las violaciones de la libertad religiosa relatadas por una variedad de denominaciones y grupos religiosos. Esto demuestra que el gobierno está tratando de reforzar su control sobre las actividades y la participación de la población en actividades religiosas”, dice el documento.

También denuncian que “el gobierno ahora está diversificando sus tácticas, amenazando a activistas y líderes religiosos con acusaciones criminales falsas, impidiendo arbitrariamente que viajen fuera del país y coaccionando a sus familias”, añade el informe.

El pastor Bernardo de Quesada, líder de la red de iglesias del Movimiento Apostólico, denunció que funcionarios del gobierno estaban “interrumpiendo los estudios bíblicos realizados en casas particulares e intentando intimidar a los propietarios para impedir la realización de cultos”.

Fuera de Cuba, las elecciones del 19 de abril son alardeadas como un movimiento democrático, que le dará el éxito de Raúl Castro. Pero el pastor Lleonart denuncia que se trata de “un movimiento muy bien planeado para confundir a la comunidad internacional y buscar legitimidad”.

Concluyó mostrando esperanza. “Acabar con las libertades religiosas ha sido algo innato para ellos durante sus seis décadas en el poder. Pero no tengo dudas de que Dios tiene otros planes para Cuba. A pesar de los planes de los hombres, están llegando momentos de renuevo”, concluyó.

[ Fuente: Evangelical Focus ]