nav
Jueves 19 de Julio de 2018

Escuelas norcoreanas enseñan que “el cristianismo es el mal y la cruz es el diablo”

El exiliado político revela cómo funciona el adoctrinamiento del régimen comunista

  • Persecuciones    
  • 20 mar 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

COREA DEL NORTE.- Los niños que viven bajo el régimen comunista norcoreano se les enseña diariamente que “el cristianismo es el mal” y que la cruz es un símbolo del diablo, dijo un cristiano que hoy vive fuera del país.

John Choi es uno de los muchos exiliados políticos que arriesgan la vida para escapar de Corea del Norte. Él hoy trabaja con organizaciones que denuncian los abusos practicados contra los cristianos en el país más cerrado del mundo.

Choi, que llegó a ser perseguido y amenazado por su fe en Jesús, explicó que los niños son enseñados a creer que el cristianismo es una “religión americana malvada” y que no se puede confiar en los misioneros.

“Cuando era niño, también creía que el cristianismo era algo perverso y que la cruz era un símbolo del diablo. Desde la enseñanza fundamental teníamos que rendir homenajes ante las fotos de los primeros líderes de Corea del Norte, Kim Il-Sung y su hijo, Kim Jong-Il”, reveló. “Hoy, los niños norcoreanos aprenden a inclinarse ante Kim Jong-Un, también. Ellos son vistos como ‘dioses'”.

Los profesores cuentan historias que atribuyen “poderes sobrenaturales” a los presidentes del país.

Por ejemplo, recuerda Choi, dicen que Kim Il-Sung fue “capaz de sostener un arco iris con la mano”.

“Todo en Corea del Norte gira alrededor de la familia Kim. Los niños reciben un constante lavado de cerebro para que honren a los líderes. En la pre-escuela, los profesores nos enseñaban a orar a los líderes a la hora del almuerzo. Teníamos que agradecer a los dictadores por nuestro pan de cada día. Sólo cuando fui adulto percibí que ellos usaban una versión de la Oración del Padre Nuestro”, cuenta.

Conforme a Choi, los norcoreanos cuentan muchas ‘leyendas’ sobre pastores y misioneros atacando y torturando a los ciudadanos. Esto crea una imagen maligna en sus mentes y los aleja de cualquiera que tenga interés en el cristianismo.

Sin embargo, él está esperanzado. Diferentes ministerios han logrado llevar a territorio norcoreano información sobre la vida fuera del país. Hay programas de radio en la lengua coreana con noticias y la predicación del evangelio. Aunque está prohibido, biblias se introducen de contrabando y se distribuyen en diversas formas, son transportados por globos, ya sea en versiones electrónicas de unidades USB que pueden ocultarse fácilmente.

 

El deseo de Choi es que la iglesia de Occidente no ignore lo que sucede en Corea del Norte e interceda para que “Dios abra los ojos, los oídos y los corazones de los norcoreanos de todas las edades”.

“Si los cristianos de todo el mundo continúan orando, veremos el día en que todas las personas de mi país aprenderán la verdad sobre Dios y el cristianismo. Un día, ellos se volver a la cruz”, confía.

Otros desertores, como el pastor Lee Joo-Chan, que ahora vive en China, también hablaron sobre cómo los niños se crean bajo el régimen de Kim.

[ Fuente: Christian Post ]