nav
Jueves 19 de Julio de 2018

Myanmar bombardea 60 iglesias y las reemplaza con pagodas budistas

En los últimos 18 meses, han bombardeado 60 iglesias. De las 60 iglesias que han bombardeado, han puesto pagodas budistas en 20 de esos sitios para reclamarlas.

  • Persecuciones    
  • 4 jul 2018   

¿Qué sientes con esta noticia?

MYANMAR.-Las fuerzas militares de Myanmar han destruido alrededor de 60 iglesias cristianas y han convertido algunas de esas propiedades en pagodas budistas en medio de nuevos ataques durante el último año y medio, dijo un pastor estadounidense que recientemente viajó a la región.

Bob Roberts, fundador de la Iglesia Northwood en Keller, Texas, quien es conocido por trabajar con líderes interreligiosos para promover la tolerancia religiosa en  todo el mundo, regresó la semana pasada de su viaje al estado de Kachin en Myanmar (anteriormente conocido como Birmania).

El pastor evangélico viajó allí para ver por sí mismo los horrores que se han intensificado  dentro del estado en los últimos meses, ya que el ejército de Myanmar ha intensificado sus ataques contra el Ejército de Independencia de Kachin y el pueblo Kachin predominantemente cristiano.

Mientras el ejército de Myanmar ha estado librando una guerra civil durante décadas, Roberts advirtió que desde que se estableció un alto el fuego hace más de siete años con los rebeldes de Kachin, más de 450 aldeas de Kachin se han incendiado.

Más recientemente, sin embargo, ha habido un tratamiento aún más severo para la gente de Kachin, el 95 por ciento de los cuales son cristianos.

“En los últimos 18 meses, han bombardeado 60 iglesias. De las 60 iglesias que han bombardeado, han puesto pagodas budistas en 20 de esos sitios para reclamarlas. Es algo bastante grave”, le dijo Roberts a Christian Post en una entrevista. “[Para] ser claro, la mayor parte se trata de limpieza étnica”.

La atención del mundo el año pasado fue capturada por la crisis de refugiados causada por la violencia cometida por el ejército contra el pueblo Rohingya musulmán en el estado Rakhine de Myanmar. La gente se horrorizó al escuchar historias de bebés siendo cortados por la mitad  e historias de madres e hijas siendo violadas en grupo. Muchos activistas de derechos humanos etiquetaron las atrocidades como un “genocidio”.

Pero dado que se prestó tanta atención internacional a la crisis rohingya, el ejército redujo sus esfuerzos en el estado de Rakhine y transfirió muchas de esas mismas unidades militares al estado de Kachin.

“Esa es una de las razones de la gran alarma porque son exactamente las mismas unidades”, dijo Roberts. “Ya hubo asesinatos, hubo violaciones, hubo todas estas cosas. Todavía no ha llegado al nivel de los Rohingya. Pero existe la preocupación de que podría ser realmente fácil”.

Agregó que hay “una tremenda cantidad de temor de que las cosas estén a punto de filtrarse de manera bastante dramática”.

Mientras más de 700,000 rohingyas huyeron de su patria y buscan refugio en Cox’s Bazar en Bangladesh, la gente de Kachin no puede huir del país porque las autoridades en los países fronterizos China e India no les permiten cruzar.

Roberts dijo que hasta 130,000 personas de Kachin ahora están buscando refugio como personas internamente desplazadas dentro de las iglesias Bautistas en todo el estado.

“Casi todas las iglesias Bautistas -no me importa si es pequeña o grande y la mayoría no son tan grandes- tienen entre 400 y 2.000 refugiados ahora en el estado de Kachin”, dijo. “La Convención Bautista Kachin es la que está haciendo el alivio y ellos son los que están tratando de ayudarlos”.

Debido a que el estado de Kachin está tan aislado, las principales organizaciones de ayuda no pueden brindar apoyo, dejando que la Convención Bautista de Kachin cargue con la mayor parte de la carga de ayuda.

“Estuve en muchas iglesias que tendrían una mini capilla que albergaría a un par de cientos de personas, tal vez 300 como máximo”, continuó. “Y literalmente tienen tiendas construidas con bambú. Hay literalmente cientos de personas allí”.

Al hablar con las personas que se refugian en las iglesias, Roberts dijo que escuchó numerosas historias sobre mujeres violadas y relatos de primera mano de “muerte y destrucción”.

“Pasé un tiempo hablando con un hombre que estaba con su hijo cuidando su ganado en el campo y estos aviones de combate y helicópteros llegaron y comenzaron a disparar y mataron a su hijo y le dispararon en la rodilla”, dijo Roberts. “Tuvo que darse prisa y luego enterrar a su hijo y luego abandonar el pueblo”.

Según Roberts, ha habido más de 600 encuentros violentos con aviones y helicópteros en el estado de Kachin en el último año.

Una de las conclusiones más importantes que Roberts tuvo del viaje fue que la gente de Kachin le dijo que “se sienten olvidados por la iglesia occidental”.

“También sienten un fuerte parentesco con la Iglesia estadounidense y, por lo tanto, tienen una sensación de ‘¿Por qué los estadounidenses no hablan por nosotros?'”.

Roberts siente que muchos cristianos en el oeste simplemente no conocen la situación que enfrentan los kachin. En otros casos, las personas pueden ser demasiado apáticas dada la gran cantidad de abusos contra los derechos humanos que ocurren en todo el mundo.

Roberts cree firmemente que la iglesia estadounidense debe hacer más para hablar e impulsar la acción del gobierno en este asunto. Dijo que él y otros líderes religiosos han estado trabajando en una carta que se enviará al presidente Donald Trump y al vicepresidente Mike Pence para exigir más acciones contra Myanmar y un retorno de sanciones selectivas. Roberts dijo que se está acercando a otros líderes evangélicos para firmar la carta y planea lanzarla el 10 de julio.

El pastor de Texas también está haciendo un llamamiento a la iglesia estadounidense para que brinde apoyo financiero a la Convención Bautista de Kachin.

Roberts es miembro de la Coalición de Fe para Detener el Genocidio en Birmania, que es un grupo de líderes religiosos de diversos orígenes.

Foto: Un hombre y su hijo caminan afuera de una iglesia en el estado de Kachin en Myanmar, donde el 95 por ciento de los residentes son cristianos.

[ Fuente: Christian Post ]