nav
Jueves 23 de Noviembre de 2017

“Escuadrones de la muerte” para combatir pandillas incluyen a evangélicos

The New York Times expone crisis de seguridad en Guatemala y expone que los agentes de escuadrones para combatir violencia de pandillas pertenecen a iglesias evangélicas, y ven los asesinatos extrajudiciales de miembros de las maras como un trabajo santo.

  • Policial/Judicial    
  • 6 mar 2007   

¿Qué sientes con esta noticia?

“El Ministerio de Gobernación y la Policía Nacional (Civil) crearon escuadrones de la muerte en los últimos tres años, tratando de combatir la ola de violencia por pandillas (…) los agentes de esos escuadrones pertenecen a iglesias evangélicas, y ven los asesinatos extrajudiciales de miembros de las maras como un trabajo santo…”.

Así lo dijo un alto oficial de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en Estados Unidos al diario The New York Times, que publicó una nota en la cual expone la crisis de seguridad en Guatemala.

El reportaje, al cual se hace referencia en la portada del tabloide estadounidense, explica que el funcionario solicitó el anonimato para proteger su neutralidad diplomática.

La declaración del funcionario se enmarca en un recuento de los hechos que destacan en el crimen de 3 diputados salvadoreños y su piloto, y la posterior muerte violenta de 4 policías anticrimen, sus supuestos victimarios.

Los Angeles Times también hace mención al escándalo en otro reportaje publicado el domingo. En éste aporta información de un investigador de Inteligencia en Centroamérica, quien indica que los cuatro policías asesinados en El Boquerón trabajaban para un cártel mexicano.

Erwin Sperissen, director general de la Policía Nacional Civil (PNC), también citado en la nota del diario neoryorkino, niega la existencia de los escuadrones de la muerte, aunque reconoce que la institución a su cargo está siendo “acribillada” por agentes corruptos que “a veces cometen crímenes”.

El funcionario dijo que no está “en capacidad de purgar a los 19 mil miembros” de la institución, pero debe luchar por romper con el esquema con el que algunos fueron formados, “de tortura y asesinato”.

Mal vistos
En el análisis del New York Times, firmado por James McKinley Jr., se destaca cómo el crimen de los diputados reveló “cuán corrupta se ha convertido la Policía”, y plantea una serie de preguntas acerca de los vínculos del narcotráfico con altas autoridades de esa institución.
Asimismo, advierte que autoridades de EE.UU. opinan que Guatemala “deja mucho que desear” en materia del combate a este flagelo, cuando el país es el canal para que pasen, al menos, dos tercios de la cocaína que se consume en la unión americana.

Mientras esto se publica en suelo estadounidense, pero también en Internet, aquí trasciende que los ex jefes de Investigación de la PNC, Javier Figueroa y Víctor Soto, estuvieron en El Salvador antes del asesinato de los diputados.

Además, el mandatario de ese país, Antonio Saca, subió de tono a los señalamientos contra Guatemala.

Siglo xxi