nav
Domingo 24 de Septiembre de 2017

Más de 100 evangélicos denuncian haber sido estafados por inmobiliaria

Los afectados son de escasos recursos y perdieron sus ahorros de toda la vida. El fraude superaría los us$400.000 (200 millones de pesos chilenos).

  • Policial/Judicial    
  • 2 jul 2008   

¿Qué sientes con esta noticia?

Desde el año 2005, Luis Berríos Muñoz promovía su empresa de corretaje de propiedades a través de programas de emisoras evangélicas. En la página web de Bet-el propiedades se destaca que la inmobiliaria fue pensada y creada para el servicio del pueblo cristiano. Hoy, 110 evangélicos acusan a Berríos de estafa.

“Él me pidió que le entregara el subsidio más el vale vista por siete millones y tenía que hacerlo a nombre de la inmobiliaria Bet-el.

Yo le pasé el vale una semana y la siguiente la habían retirado toda del Banco”, explica Mercedes Valdivia, una de las afectadas.

Bet-el ya no funciona en la oficina de la inmobiliaria en calle Huérfanos. Los auxiliares reconocen al propietario de inmediato.

Juan Serón, otra víctima de la estafa, canceló un millón 300 mil pesos por gastos operacionales a Berríos y a su esposa Juana Said, también imputada por la fiscalía. Para hacerlo juntó sus ahorros con un crédito bancario.

La casa que Juan Serón compró en el pasaje Cerro Los Pinares en Puente Alto, y por la que paga 90 mil pesos mensuales, está habitada.

La vivienda se encuentra a nombre de Serón, pero todavía está habitada por sus antiguos dueños, quienes dicen que no la abandonarán, ya que no han recibido ni un solo peso.

Juan Soza, quien vive en la casa, firmó en una notaría el traspaso de la vivienda sin saberlo y nunca recibió el dinero prometido por la venta. Ahora no tiene casa ni con qué pagar los diez años de dividendo que tenía pendientes.

Mientras las denuncias aumentan, Berríos niega ser un estafador e intenta explicar lo ocurrido: “Que tengan paciencia, Bet-el no se ha arrancado. Estamos siendo investigados y una vez que temine todo esto se va pagar todo lo que se debe”, precisa.

Sin embargo, confesó lo declarado al fiscal. Según él, lo hizo para proteger a su familia.

“Al fiscal le dije que sí había estafado y que me había apropiado de los dineros y que había engañado a la gente”, agrega.

El Ministerio Público lo formalizó por apropiación indebida, pero la parte querellante estima que se trata de estafas reiteradas.

17 personas presentaron una querella criminal contra Luis Berríos y todos los que resulten responsables.

Luis Berríos no puede abandonar el país mientras dura la investigación y también debe cumplir con arresto domiciliario.

Canal13